Estudio

La vivienda se encarece aún al 7,4% en los últimos doce meses

Cada vez más datos y cada vez menos dudas. El estudio elaborado por Sociedad de Tasación revela que los precios de la vivienda nueva crecieron en el primer semestre del año un 7,4% anual, pese a la 'apreciable ralentización de la demanda'.

El estudio de mercado realizado por Sociedad de Tasación, una de las principales tasadoras del sector, difiere de otros informes al estar basado no en los datos procedentes de sus propias tasaciones, sino en las simulaciones de compra que llevan a cabo a través de visitas a las promociones inmobiliarias de casi 400 municipios.

Así, en el muestreo correspondiente al primer semestre de este año, los datos obtenidos son los relativos a 95.000 viviendas de 6.500 promociones.

El resultado es que el precio medio de una vivienda nueva se situó a finales de junio en 2.874 euros el metro cuadrado construido, lo que significa que para una casa de 100 metros, su coste promedio se eleva a 287.400 euros, un 7,4% más que doce meses antes.

Este encarecimiento es 4,5 puntos inferior al experimentado de julio de 2005 a junio del año pasado, cuando alcanzó el 11,9%, y 2,4 puntos menos respecto a como terminó el año (creciendo al 9,8%). Por ello, parece consolidarse la desaceleración de los precios iniciada en 2005. Al tiempo, este informe se sitúa en consonancia con los datos recogidos por el Ministerio de Vivienda referidos al primer trimestre de este año (7,2%).

En términos semestrales el precio sufrió un aumento medio del 4%, ligeramente superior al 3,3% que protagonizó de julio a diciembre de 2006.

Desde Sociedad de Tasación destacaron que en los seis primeros meses de este año el precio medio de la vivienda nueva se incrementó en todas las capitales de provincia, a excepción de Vitoria y Segovia, donde las casas se abarataron un 2,9% y un 1,4% respectivamente.

Es especialmente destacable el caso de la capital vasca, por tratarse de la primera ciudad del estudio donde los descensos de precios se producen ya en términos anuales (del 2,7%), algo que todavía no ocurre en ninguna capital de provincia, según la estadística que elabora el Ministerio de Vivienda, que sí ha detectado ya algún retroceso en términos intertrimestrales.

La muestra de precios recogida permite concluir a Sociedad de Tasación que la demanda está protagonizando un nivel de 'ralentización apreciable', si bien los precios no acusan, por el momento, 'la totalidad del efecto de dicha desaceleración'.

Por el lado de la oferta, Sociedad de Tasación llama la atención sobre el hecho de que el volumen de producción de nuevas casas se mantiene en niveles elevados, aunque estima que lentamente se irán moderando hasta converger con una demanda más débil.

En opinión de esta tasadora, el descenso en la construcción de pisos está previsto que sea más intenso en las zonas céntricas de las grandes ciudades, dada la escasez y carestía del suelo.

Tal y como apuntan la mayor parte de los expertos, el informe difundido el viernes por Sociedad de Tasación recuerda que no existe ningún elemento de alarma que haga pensar que es probable un ajuste brusco del mercado inmobiliario.

'Las previsiones macroeconómicas para este año indican que el PIB seguirá creciendo a un ritmo estable y la inflación interanual tenderá a situarse en el entorno del 2,4%, lo que permitirá que la demanda siga absorbiendo progresivamente la oferta', añade el estudio.

Sólo una grave crisis mundial y una pérdida de empleo masiva podrían precipitar una caída brusca de demanda y precios inmobiliarios.

Los pisos de la costa aguantan el tipo con alzas del 9%

Aunque no existen estadísticas oficiales que lo certifiquen, los expertos coinciden en que los primeros síntomas de desaceleración de la demanda se iniciaron en las promociones de costa, dados los altos precios que habían alcanzado allí los inmuebles, sobre todo en destinos como la Costa del Sol.

Es más, algunos estudios publicados recientemente alertaban de que numerosos proyectos puestos en marcha en zonas del levante estaban prácticamente paralizados ante la ausencia total de demanda.

Sin embargo, según el estudio elaborado por Sociedad de Tasación en 92 poblaciones de costa de todo el país, el precio medio de una vivienda con vistas al mar se situó a finales de junio en 2.617 euros por metro cuadrado, un 5,2% más caro que sólo seis meses antes, y un 9% más elevado que en junio de 2006. El informe destaca cómo son aún numerosas las localidades que mantienen altas subidas de precios en el primer semestre del año. Cunit, en Tarragona, protagonizó el repunte más elevado, con un 10,8% semestral, seguido de Elche, en Alicante, con una revalorización del 8,3%, idéntica a la registrada en El Prat de Llobregat (Barcelona).

Por contra, localidades como Marbella (3,8%), Torremolinos (3,3%), Fuengirola (0,2%) o Benalmádena (2,6%) presentan incrementos mucho más modestos, también influidos en cierta medida por los presuntos casos de corrupción que están siendo investigados.

Los expertos sostienen que mientras no se deteriore significativamente más la capacidad de compra de las familias, la segunda residencia seguirá teniendo atractivo.

Los mayores y menores repuntes

- Las ciudades con precios unitarios más altos son Barcelona (4.454 euros por metro cuadrado construido), San Sebastián (3.999) y Madrid (3.978).

- Las capitales más baratas son Pontevedra (1.462 euros), Badajoz (1.492) y Lugo (1.503).

- En las 21 poblaciones de más de 100.000 habitantes analizadas el aumento medio de los precios fue del 7,9% anual.

l El aumento ascendió al 9% anual en las 50 poblaciones de más de 50.000 habitantes que se incluyen en el estudio.

- En los 70 municipios analizados de más de 25.000 habitantes el aumento de precios promedio alcanzó el 9,7% anual, situándose el valor medio del metro cuadrado en 1.999 euros.

- La mayor revalorización de precios fue la protagonizada por más de 200 localidades de menos de 25.000 habitantes, donde las casas subieron un 10,8% anual, lo que confirma que los mayores repuntes se concentran en las zonas donde los precios eran más modestos.