'Telecos'

Luxemburgo falla sobre el IVA en las pujas por el UMTS

15.000 millones de euros se juegan hoy las operadoras de móvil europeas. El Tribunal de la UE decide si podrán deducirse esa cifra en concepto del IVA (presuntamente) abonado por las licencias de UMTS.

Alas 9.30 de la mañana de hoy se espera en Luxemburgo una sentencia que puede ayudar a rematar siete años de enfrentamiento entre las haciendas públicas europeas y las compañías que el año 2000 obtuvieron en subasta las licencias para ofrecer servicios de telefonía móvil de tercera generación (UMTS).

Los 13 jueces de la Gran Sala del Tribunal de Justicia europeo deciden a esa hora si el precio de aquella multimillonaria adjudicación llevaba incluido, como reclaman las operadoras, el impuesto sobre el valor añadido (IVA).

De ser así, las cinco compañías que obtuvieron licencia en el Reino Unido (entre ellas, O2, la filial de Telefónica) podrían reclamar la devolución del 17,5% de una factura que, en total, superó los 32.000 millones de euros.

Las telefónicas acumulan una potencial devolución de 15.000 millones

Pero el veredicto, que responde a las consultas planteadas por un tribunal británico y otro austriaco, repercutirá en todas las subastas que se celebraron en Europa, y en las que se acumula, potencialmente, una devolución superior a los 15.000 millones de euros.

A priori, sin embargo, las compañías tienen pocas posibilidades de cumplir el sueño de recuperar esa cantidad. Juliane Kokott, la Abogado general del Tribunal de Luxemburgo encargada de preparar la ponencia sobre el caso, dictaminó en septiembre del año pasado que la subasta de las licencias no está sujeta a IVA.

Esa opinión no es vinculante para los 13 jueces que se reúnen hoy. Pero la experiencia indica que en un 80% de los caso, el Tribunal sigue la recomendación del Abogado general de turno.

Si la estadística se decanta del lado de las haciendas públicas, las compañías verán esfumarse casi 1.000 millones de euros cada una. La más perjudicada en el caso británico sería Vodafone, que abonó más de 9.000 millones de euros por su licencia. O2 pagó 6.000 millones por la suya.

Esos enormes desembolsos provocaron, según algunos expertos, el descalabro del UMTS. El inventor de las subastas, el ministro británico de Finanzas, Gordon Brown, deja mañana, precisamente, su puesto para sustituir a Tony Blair. Veremos si hoy los jueces le amargan el cambio.