Lunes de los fondos

Turbulencias inmobiliarias

Hace poco más de tres meses en estas mismas páginas mencionábamos cómo los valores de los sectores inmobiliario y constructor estaban mostrando una inusitada resistencia en la Bolsa española a los avisos y malas perspectivas difundidas por numerosos analistas y gestores. Desde entonces hemos sido testigos de sesiones turbulentas que han llevado a determinadas compañías a sufrir importantes pérdidas.

Un valor pequeño, Astroc, ha sido sin duda el gran damnificado de la crisis desatada, pero las caídas se han extendido a muchos de los grandes valores del Ibex 35. El gran peso que tienen las acciones inmobiliarias y de la construcción en el índice selectivo es por un lado reflejo de la importancia del sector en la economía del país, y, por otro, causa directa del mal comportamiento relativo de la Bolsa con respecto a los principales mercados bursátiles europeos.

Uno de los problemas añadidos es que una supuesta crisis inmobiliaria suele tener un efecto negativo en otros sectores como el bancario y el del consumo cíclico. El primero en particular disfruta también de un peso capital en la Bolsa española. El resultado ha sido de varias semanas de fuerte volatilidad.

Podríamos decir que las buenas noticias son que los gestores de fondos, como refleja la encuesta de distribución de activos que Lipper hace entre las principales firmas españolas cada mes, hace tiempo que infraponderan este sector en sus carteras. Así, en los dos últimos sondeos, correspondientes a los meses de abril y mayo, la opinión se ha mantenido invariable. Concretamente, un 43% de los encuestados decía encontrase infraponderado en el sector inmobiliario; era el porcentaje más alto, con diferencia, entre todos los sectores contenidos en la encuesta. En la misma línea era también un mayoritario 43% los que expresaban la intención de reducir más su exposición en los próximos tres meses.

Sin embargo, hay que puntualizar que en la encuesta de finales de marzo, justo a los albores de este periodo de gran volatilidad, un 50% de los gestores decía que tenía infraponderado el sector en sus carteras, pero sólo un 29% pensaba en reducir su peso en los siguientes tres meses. El dato refleja cómo los acontecimientos aumentaron claramente la visión negativa que ya se tenía.

No obstante, estas conclusiones hacen referencia a las carteras equilibradas globales que los gestores de fondos tienen como referencia para tomar sus decisiones de inversión. Por ello, será interesante analizar qué ha pasado con los productos concretos que invierten en renta variable del sector inmobiliario.

Lipper contabiliza 15 fondos principales pertenecientes a la categoría de Renta Variable del Sector Inmobiliario Europeo que se encuentran registrados a la venta en España. Tomando como referencia el periodo que va desde final de marzo hasta el momento actual observamos que la pérdida media sufrida por estos fondos se eleva al 5,89%. æpermil;sta se reduce al 2,57% cuando se toma en consideración el periodo desde primero de año. Posiblemente más de un inversor se quede sorprendido de que la pérdida no haya sido mayor, especialmente si tenemos en cuenta las extraordinarias ganancias acumuladas. Por ejemplo, la rentabilidad interanual de estos fondos, pese a las pérdidas de los últimos meses, se sitúa todavía en un muy destacado 30,31%.

Otro dato, quizás más llamativo, se revela al analizar los fondos concretos pertenecientes a esta categoría. El estudio de las carteras pone de manifiesto que los gestores profesionales de fondos no se habían dejado llevar por los comportamientos estelares de las acciones españolas, ya que un denominador común es su prácticamente total ausencia de las mismas. Por el contrario, acciones de compañías británicas, francesas, alemanas y holandesas dominan las carteras, incluso de varios de los fondos pertenecientes a gestoras españolas.

Precisamente, los fondos de gestoras españolas quedan muy bien parados en la comparativa y eso que tienen que enfrentarse a productos de entidades internacionales con gran prestigio y experiencia en este tipo de productos como ING, Aviva o AXA. Así, los productos de las dos principales entidades financieras de la comunidad valenciana, CAM y Bancaja, copan los dos primeros puestos en el ranking del año.

Análisis. Evolución de las carteras

CAM Fondo Construcción y Bancaja Construcción son los dos únicos fondos del sector de Bolsa inmobiliario europeo en positivo este año.

El primero es el fondo de la CAM, lanzado a finales del año pasado, pero que con una cartera dominada por acciones no españolas ha tenido un comienzo estelar

El fondo de Bancaja es el único de los 15 analizados en el que una profusión de algunas de las grandes compañías españolas dominan las principales posiciones de la cartera del fondo.