Economía

El Banco de España flexibilizará el sistema de provisiones de las entidades bancarias

El Banco de España está estudiando reformar la normativa que regula las provisiones para insolvencias crediticias que debe realizar la banca, con el objetivo de permitir a partir de 2008 a las entidades con mejores métodos de análisis de riesgos que calculen sus propias necesidades de dotaciones.

Así lo ha anunciado hoy el subgobernador del Banco de España, José Viñals, en su intervención en unas jornadas sobre banca organizadas por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, donde explicó que esta posibilidad sólo se daría a las entidades que tengan bases históricas y modelos internos de gestión de riesgos.

Con esta medida, que en principio afectaría sólo a las entidades más grandes, "no se persigue en absoluto reducir el grado de exigencia del actual sistema de provisiones sino, más bien, adaptarlo a las circunstancias concretas de cada entidad", dijo Viñals.

El Banco de España no ha informado todavía a las entidades de este nuevo sistema y, por tanto, no sabe cuántas estarán dispuestas a unirse a él ni cuál será el efecto sobre los 32.000 millones de euros que tienen actualmente acumulados en provisiones para insolvencias. En todo caso, Viñals se mostró seguro de que el impacto será ¢moderado¢.

La actual normativa de provisiones

Actualmente, las entidades tienen que dotar el 1,5% de sus activos ponderados por riesgo en dos tipos de provisiones diferentes: genérica y específica, que con el nuevo sistema desaparecerán y se unirán en provisiones por insolvencias, al igual que ocurre en los países de nuestro entorno.

De esta manera, desaparece la modalidad que introdujo el ex gobernador Jaime Caruana en enero de 2005 y que tanto criticaron las entidades españolas, que consideraron que quedaban en inferioridad de condiciones con sus competidores internacionales, dado que la normativa impuesta por el Banco de España tras la llegada de las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC) eran más exigentes.

Pese a los cambios que este nuevo equipo de gobierno pretende introducir, Viñals aseguró hoy que ¢la capacidad competitiva de nuestro sistema bancario no se ha visto mermada en absoluto por las políticas supervisoras¢.