Finanzas

La AEB define las hipotecas a 50 años como créditos de alto riesgo

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, criticó ayer con dureza las hipotecas con un plazo de amortización de 50 años. Para Martín, este tipo de productos 'son las subprime créditos de alto riesgo españolas'.

El presidente de Mapfre, José Manuel Martínez, ofreció ayer una visión de la situación en que podría encontrarse la aseguradora que encabeza a medio o largo plazo, al no ser ya una mutua. Martínez apuntó, durante el seminario financiero de la APIE, que, en unos años, 'cuando Mapfre tenga una capitalización de 30.000 o 40.000 millones de euros' la participación que tiene la Fundación Mapfre en la compañía cotizada 'podría bajar del 50%. Incluso ser menor del 25%'. Actualmente, controla un 71% de la primera aseguradora del mercado español, que cuenta con una capitalización de entre 8.300 y 9.000 millones. Uno de los objetivos de la entidad al cambiar de naturaleza jurídica es conseguir financiación para su expansión internacional. Martínez aseguró que el grupo cuenta con una capacidad de inversión de 8.000 millones. La pérdida de peso de la Fundación en el capital mediante ampliaciones de capital es una fórmula prevista para ganar recursos.

Ha tardado en decidirse, pero al final va a dar el paso. Doce meses después de que el director general de ING Direct en España, César González-Bueno, comunicara el proyecto de abrir grandes oficinas en las principales ciudades, el grupo ha anunciado que va abrir la segunda en Sevilla. Hasta ahora tan sólo contaban con una en la calle Costa Rica de Madrid. La sucursal de Sevilla, que estará ubicada en un palacete de la calle La Palmera, tendrá una superficie de 550 metros cuadrados. 'Con la experiencia de Madrid hemos comprobado que los clientes se sienten más seguros contando con una oficina, aunque después apenas la utilicen', comentó. Tan sólo un 0,35% de las operaciones que tramita el banco online las realiza en la megasucursal. Explicó que esperan abrir otras dos o tres más. González-Bueno también comentó que el grupo ha decidido extender los servicios su banco de internet a Japón, 'el mayor mercado de ahorro de todo el mundo'.

El alargamiento de la duración de los créditos hipotecarios ha sido una constante en España durante los últimos años. Sin embargo, el sector financiero empieza a ver necesario que se produzca una moderación en esta tendencia. El presidente de la AEB, Miguel Martín, afirmó ayer que 'normalmente' una persona no debería endeudarse a 50 años y que lo 'deseable' es que las hipotecas fueran a 25 años.

Las cajas son las únicas que han apostado por alargar los préstamos

Martín, que intervino en unas jornadas sobre el sector financiero organizadas por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, se unía así a lo expresado el martes por el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, quién aseguró que los créditos inmobiliarios 'no deberían se más largos que la vida laboral de una persona'.

El presidente de la AEB fue más allá de las palabras del vicepresidente del Gobierno al calificar las hipotecas de medio siglo de duración como 'las subprime españolas', en referencia a los créditos de alto riesgo que se comercializan en Estados Unidos, y que han vivido un convulso comienzo de 2007. Según Martín, las entidades que ofrecen este tipo de préstamos 'deberían replantearse si están siguiendo una política de riesgos rigurosa'.

Las cajas vascas son las que más han apostado por estos créditos. La primera en sacar al mercado una hipoteca a 50 años fue BBK, a finales de 2005. El siguiente ejercicio le siguió Caja Laboral, que es una cooperativa de crédito, y la alavesa Caja Vital.

Otra de las preocupaciones que mostró el máximo responsable de la patronal bancaria fue que, cada vez más, este tipo de productos 'se conceden al margen del sistema financiero'. Según Martín, las empresas dedicadas a la reunificación de deudas están creando ciertas distorsiones en el mercado bancario.

'Estás sociedades están proliferando mucho y tienen campañas de publicidad muy agresivas. Creo que no es un fenómeno bueno', apuntó Martín, quien considera que el papel que juegan en España es 'absolutamente innecesario', dado el alto grado de bancarización.

El presidente de la AEB alabó la iniciativa gubernamental de poner en marcha una regulación específica para este tipo de sociedades. 'No es que los bancos quieran evitar competidores, simplemente se trata de que sean controladas y registradas, porque su extensión puede convertirse en un problema social', añadió.

Miguel Martín también se refirió a la posibilidad de que algún grupo internacional, o un consorcio de bancos, comprara algún banco español importante. 'Es improbable que eso suceda', afirmó, 'normalmente cuando un banco es adquirido es porque está mal gestionado. Veo difícil que el mercado creyera que pueden venir gestores de fuera a mejorar la eficiencia de la banca española'.

En este mismo seminario financiero, el consejero delegado de Banco Popular, Francisco Fernández Dopico, aseguró sobre el posible interés por Bankinter que éste es un 'banco magnífico', pero que Popular no está estudiando 'por el momento' ninguna operación corporativa de calado.

Los números de Gasol

Dopico aprovechó para presumir del éxito que ha tenido el acuerdo con el jugador de la NBA Pau Gasol. El depósito Doble Crecimiento, el primer producto en el que la entidad ha utilizado la imagen del baloncestista, está aportando 'entre 50 y 55 millones de euros diarios', lo que supondría una cifra total estimada de entre 850 y 935 millones desde que se lanzó, el pasado 1 de junio.

También quiso destacar dos importantes desafíos que deben afrontar las entidades españolas: la entrada en vigor de la directiva europea de servicios financieros (Mifid) y la progresiva desaceleración del sector inmobiliario. Respecto a la primera cuestión, Dopico señaló que algunos estudios de la Comisión Europea han cifrado el impacto que tendrá la aplicación de la normativa en un 7% del beneficio del sector bancario.

En cuanto al segundo reto, el consejero delegado de Popular criticó la excesiva dependencia de la banca respecto al ladrillo y explicó que su entidad ya viró, hace dos años, hacia créditos para pymes.