CincoSentidos

'Coca-Cola ha hecho más por el continente que las ONG'

Poco antes de partir hacia Ghana, en un proyecto llamado Empresarios sin Fronteras, del que es presidente, Xavier Sala i Martín habló con este periódico. Liberal, catalanista y del Barça. Son algunos de los adjetivos que definen a este brillante y provocador profesor de Columbia, premio de Economía Rey Juan Carlos.

Pregunta. Usted defiende que la globalización beneficia a África.

Respuesta. ¿Sabe quién ha hecho más por África?

P. ¿Quién?

R. Coca-Cola.

P. ¿Cómo?

R. Tiene una gran red de distribución en el continente. Desde su fábrica salen camiones hacia las ciudades y de allí las camionetas se dirigen a los pueblos. De los pueblos, gente con caballos, burros o bicicletas transportan la bebida a los poblados. Y al final, una muchacha lleva una caja de cocacolas en la cabeza y las vende. Con eso se crean centenares de miles de empleos, con lo que ésta gente puede ganarse la vida. Esto hace mucho más bien que cualquier ONG.

P. Se dice que estas grandes empresas se aprovechan de la mano de obra barata para enriquecerse.

R. Resultados, yo entiendo de resultados. Me importa poco el dinero que envíe el Banco Mundial o el Ministerio de Asuntos Exteriores. Si el Gobierno de Suecia, por ejemplo, gasta el 1% del PIB en África y no consigue nada, para mí son una pandilla de incompetentes.

P. Mucha gente atribuye la solidaridad a la izquierda.

R. No sé qué es la izquierda.

P. ¿La socialdemocracia?

R. Se lo repito: hay que conseguir resultados. Toda esta gente solidaria que regala dinero y no consigue nada son, desde mi punto de vista, unos inútiles, por más buenas intenciones que tengan. Insisto: lo que interesa no es el dinero que mandas, lo que importa es si eres capaz de arreglar los problemas.

P. ¿Y cómo se arregla la miseria de África?

R. No hay una solución unívoca. Ahora bien, no conozco ningún país que haya salido de la pobreza sin crear empresas. Aunque hay muchos factores que juegan en contra. La falta de capital, de talento, las barreras burocráticas, la corrupción.

P. ¿Detrás de la ayuda hay cierto sentido de culpabilidad de los países ricos?

R. Es cierto que muchos van a África porque piensan que deben pagar una deuda. Acuden con la idea de penitencia, cuando lo importante es arreglar los problemas. Si te sientes culpable, lo que debes hacer es fustigarte. Yo no conozco a ningún catalán que haya esclavizado a nadie. Debemos ayudar a África por una simple razón: es intolerable que haya tantos pobres en el mundo.