Tecnología

Sin fecha para el canon digital

El establecimiento del canon digital sigue encabezando la lista de las tareas pendientes de Francisco Ros, el secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, quien clausuró esta mañana la asamblea anual de Asimelec. La patronal, que representa a más de 2.000 empresas de los sectores de la informática, comunicaciones y la electrónica, subrayó la preocupación del sector, que está pendiente de conocer cómo se va aplicar esta tasa que pretende compensar a los autores por las copias privadas de sus obras realizadas gracias a las tecnologías.

"El canon digital ha sido uno de los protagonistas de este año", explicaba en su discurso Martín Perez, el nuevo presidente de Asimelec. "Ha sido un periodo duro en el que no hemos regateado esfuerzos para conseguir el menor impacto posible para nuestras empresas, que tienen que hacer frente a un canon injusto que representa un modelo obsoleto, indiscriminado y inaplicable dentro de la Unión Europea", afirmaba tajante ante la audiencia, entre la que se encontraba Ros, y otros representantes de la administración.

Martínez aseguró que este periodo de indefinición, en el que Cultura e Industria deben decidir sobre los artículos a los que se le aplicará el canon y en qué cuantías, está generando "incertidumbres e inseguridades" en el sector.

"Desde el máximo respeto a los derechos de autor, consideramos que la remuneración por copia privada, de acuerdo con las directivas comunitarias, debe servir para compensar el daño efectivamente sufrido por los titulares de derechos, pero en ningún caso debe ser un elemento de recaudación indiscriminada e injustificada en un mundo digital en el que las medidas de protección y la diversidad de uso de los equipos y soportes minimizan de manera extraordinaria ese supuesto daño", insistió Perez.

Sin embargo, Ros no recogió el testigo y dirigió su discurso hacia los importantes logros del Plan Avanza para impulsar el uso de las nuevas tecnologías. "Estamos trabajando en ello", fue su declaración posterior a la prensa, a la que explicó que los responsables involucrados se encontraban en un momento de reflexión. El secretario dijo que había visitado diferentes países europeos y asiáticos para conocer otras experiencias similares pero sin haber encontrado un consenso o guía a seguir que sirviese como ejemplo.

Ros cree que el mayor problema es que la tecnología está evolucionando muy rápido y es difícil definir el uso de cada dispositivo. "Hay que aprovechar estos momentos de cambio, que están transformando los modelos de negocio para buscar nuevas oportunidades en vez de intentar frenar una ola que es imposible de parar", señaló ante los periodistas, pero el secretario se negó a adelantar cualquier posible fecha para conocer cómo se aplicará el famoso canon.

A pesar de las grandes críticas de Asimelec, su presidente subrayó el apoyo recibido del Ministerio de Industria,a través del SETSI, en estas negociaciones.