MAB

La ley de opas no afectará a las pymes del mercado alternativo

El Mercado Alternativo Bursátil (MAB) tiene una regulación propia, ajena a la de la Bolsa. BME prepara en este momento el acceso de compañías de pequeña capitalización que no estarán sujetas a la ley de opas.

Bolsas y Mercados Españoles (BME) acaba de presentar un proyecto sobre el mercado alternativo enfocado a compañías de pequeña capitalización, o como el mismo organismo define, de 'empresas en expansión'. El estudio ha detectado unas 5.000 entidades españolas con posibilidades de entrar a cotizar en este segmento. Las principales ventajas son que contarían con unos costes inferiores y una normativa más laxa.

Además, el MAB no estará sujeto a la ley de opas, ya que se trata de un mercado autorregulado. 'Se está estudiando algún mecanismo en este sentido', confirmaron fuentes de la Bolsa. La ley, actualmente en tramitación, obligará a lanzar una oferta por el 100% de una compañía cuando un accionista supere el 30% de los derechos de voto. Jordi Fabregat, profesor de Finanzas del Esade, tiene la impresión de que esto no supondrá ninguna ventaja. 'Son empresas pequeñas y sacarían poco capital. Creo que no sería normal lanzar ofertas con porcentajes pequeños'.

Fernando Hernández, de Inversis Banco, cree que será más fácil comprar. 'Son negocios familiares y se podrá acceder a ellas de forma más cómoda. El atractivo, por tanto, es mayor, porque tienes el valor de negocio y además puedes obtener unas plusvalías', comenta.

De cualquier forma, toda información que se vierta en este momento es meramente una opinión, porque el mercado alternativo para pequeñas compañías está comenzando a tomar forma. BME y la Comisión Nacional del Mercado de Valores trabajan en este momento en el proyecto paralelamente.

Pese a la existencia de mercados secundarios en otros países europeos, el MAB despierta un cierto escepticismo. 'La noticia es muy buena, pero habrá que comprobar la aceptación que tiene. Cuando se creo Latibex mercado latinoamericano en Euros parecía algo muy innovador, pero... En España, este tipo de iniciativas no terminan de cuajar', explica Fernando Hernández. El analista, no obstante, describe el atractivo que supone este segmento. 'Se tocarán todos los sectores, con negocios diferentes, que normalmente tienes que buscar fuera. Son pequeñas compañías, más volátiles, que darán mucho más juego', añade. Juan Solana, de Intermoney Valores, tampoco está muy convencido. 'Ya ha habido otros intentos de mercados para pequeñas compañías, como son los segundos mercados de la Bolsa de Barcelona, que no han funcionado. En el AIM de Londres hay muchas empresas que no tienen liquidez, y donde hay pocos inversores interesados en participar', comenta. Para el experto la clave está, precisamente, en la liquidez.

El profesor Fabregat también muestra poco convencimiento del éxito de las pymes en el MAB. 'Actualmente la mayoría de las firmas de inversión cubren sólo las compañías del Ibex 35. Se hace difícil pensar que destinen recursos para otro tipo de empresas. Y si no hay un seguimiento no habrá transacciones', dice.

Un mercado hecho para inversores de todo el mundo

El mercado alternativo para pequeñas compañías está configurado para inversores particulares e institucionales. Cotizarán empresas de todo el mundo, preferentemente de la Unión Europea y Latinoamérica.

BME ha detectado 5.000 empresas susceptibles de entrar en este mercado. Representan el 79% de la fuerza laboral y el 65% del PIB español.

La colocación se hará mediante OPV, OPS o listing y el importe mínimo (free float) será de dos millones de euros.

Un asesor registrado comprobará que se cumplan los requisitos exigibles en las compañías que coticen en el MAB.