Siderurgia

Sapa entra en el mercado siderúrgico español tras un acuerdo con Alcoa

El grupo Sapa ha entrado en el mercado siderúrgico español tras el acuerdo que su matriz, la multinacional noruega Orkla, alcanzó con la estadounidense Alcoa en noviembre del año pasado. Entonces, las dos compañías decidieron crear una joint venture con sus divisiones de extrusión de aluminio que operará bajo el paraguas de Sapa.

La sociedad conjunta se materializó el pasado día 8, ha convertido a Sapa en líder mundial del mercado de perfiles de aluminio y ha permitido al grupo desembarcar en España al hacerse con las cuatro prensas de extrusión de Alcoa en el país: la navarra de Irurtzun (que procedía de Reynolds), la toledana de Noblejas, la gallega de Arteixo (ambas procedentes de Inespal) y la catalana de La Selva del Camp.

Con estas plantas y una plantilla de 520 trabajadores, Sapa se sitúa como líder del mercado español de extrusión, por delante de Cortizo y Exlabesa, con una cuota del 10,5%, un volumen de entregas de 50.000 toneladas y unas ventas de entre 150 y 170 millones de euros, según explicó ayer el consejero delegado del grupo en España, Ignacio Santamaría.

Santamaría subrayó que la intención del grupo es mantener los compromisos existentes con anterioridad en las cuatro plantas y consolidarse como una referencia para los sectores de la construcción, la industria, el transporte y el automóvil. No obstante, evitó adelantar cualquier plan de futuro concreto, ya que la dirección de Sapa todavía está evaluando los activos recibidos. 'En este momento no existe ningún plan ni de compra ni de cierre, pero este es un mercado muy vivo', advirtió.

A nivel mundial, la nueva Sapa contará con 40 plantas en 18 países, 12.400 empleados, un volumen de entregas de 889.000 toneladas y unas ventas por valor de 4.200 millones de dólares (3.159 millones de euros).

En Europa, el grupo será líder con una cuota del 19% en volumen de ventas, por delante de Hydro (13%), Alcan (6%) y Aleris (3%).

En EE UU, con una posición más relevante en la costa este, controlará el 27% del mercado, frente al 16% de Indalex, el 10% de Hydro o el 8% de Kaiser.

La filial del gigante noruego Orkla

Sapa es una de las cinco ramas de negocio de Orkla, una de los mayores conglomerados empresariales de Noruega. El grupo, con sede en Oslo, tiene 27.000 empleados en más de 70 países. Con unos ingresos operativos en 2006 de 6.541 millones de euros, su valor en bolsa ronda los 8.128 millones.

Además de la división de aluminio extruido, Orkla tiene una rama de bienes de consumo, con marcas como Jif, Omo o Ballerina, que aporta el 40% de los ingresos; otra de metales y materiales, con sus filiales Elkem y Borregaard; una de negocios asociados, que incluye sus filiales de renovables y pintura y una editora de revistas con 89 cabeceras; y una última, de inversiones inmobiliarias.