Reducción

La inflación baja al 2,3%, el mínimo de la legislatura, por la moderación de la energía

El efecto base de los precios energéticos redujo la inflación interanual en una décima en mayo. El IPC se sitúa en el 2,3%, su mínimo desde marzo de 2004, mientras el diferencial con la zona euro cae a medio punto.

Los precios de consumo subieron en mayo tres décimas respecto a abril, lo que deja la inflación interanual en el 2,3%, según publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística. Esa cifra, una décima menos que la registrada en el mes anterior, supone el IPC más bajo desde marzo de 2004, justo al inicio de la actual legislatura.

La inestabilidad de los precios ha sido en estos años uno de los problemas económicos más acuciantes en España. Pero, a partir del verano pasado, la contención del precio del petróleo llevó a una fuerte moderación de la inflación (1,5 puntos, en sólo dos meses), que todavía se mantiene. El efecto base (comparación con los altos valores del año anterior) ha llevado a que los productos energéticos se abarataran un 1,7% interanual en mayo, frente al 1,5% de abril.

Es de esperar que este efecto positivo se mitigue en los próximos meses, pues el petróleo ha vuelto a remontar hasta cerca de 70 dólares el barril en las últimas semanas. El secretario de Estado de Economía, David Vegara, afirmó ayer que en los próximos dos meses la inflación se estabilizará, para sufrir 'un ligero repunte' en el último tramo del año.

El pollo, las patatas y el calzado suben más de la cuenta

La peor noticia en el ámbito de los precios sigue afectando a los servicios: la inflación interanual en este sector, el menos dado a la competencia, subió en mayo una décima para alcanzar el 4%. La inflación subyacente, que no toma en cuenta los productos más volátiles (energía y alimentos frescos) se mantuvo en el 2,5%.

El IPC armonizado, que utiliza baremos comparables a los de la zona euro, se situó en mayo en el 2,4%. Así las cosas, el diferencial respecto a la media de la Unión Económica y Monetaria se recortó una décima, llegando al 0,5%. Se trata del menor diferencial desde marzo de 2004, y es menos de la mitad de la distancia media desde la entrada en el euro, en 1999.

Subidas en 2006

Los productos energéticos no son los únicos que se han abaratado en el último año. La rúbrica con mayor caída es la de aceites y grasas, con un 22% de caída (al igual que la energía, buena parte del efecto se debe al fuerte encarecimiento del año anterior). Le siguen los medicamentos (-6,4%) y objetos recreativos (-5,3). Los productos más inflacionistas en el último año son la carne de ave (16,4%) y las patatas (11,5%).