Sanidad

La estadounidense Micrus Endovascular reconoce pagos a médicos en España

Micrus Endovascular, una firma estadounidense que vende aparatos empleados en operaciones contra dolencias cerebrales, reconoce pagos a médicos en España.

Micrus Endovascular, con sede en San José (California, Estados Unidos), reconoce en un documento enviado al organismo regulador del mercado estadounidense (SEC) haber realizado pagos a médicos en España.

La compañía estadounidense admite que podría 'haber violado las leyes aplicables' en los mercados en los que ha realizado pagos a profesionales sanitarios. Micrus Endovascular dice haber caído en dicha práctica en Estados Unidos, Francia, Alemania, Suiza y Turquía, además de en España. Recientemente otra empresa de Estados Unidos, Bausch & Lomb, especializada en la fabricación y comercialización de lentillas, también admitió haber entregado artículos de valor a profesionales del sector sanitario en España.

Micrus se dedica a la fabricación y venta de instrumental empleado en operaciones de daños cerebrales. La empresa cotiza en el Nasdaq, con una valoración cercana a los 330 millones de dólares, y sus acciones han alcanzado un rango de precio que en los últimos meses ha oscilado entre los 20 y 22 dólares por título. En los últimos tres ejercicios, al menos, la compañía ha registrado pérdidas. En 2006 fueron de 8,2 millones de dólares.

Este diario ha contactado con las oficinas de la empresa en Londres, cuyos responsables remitieron a la sede de Micrus en Estados Unidos, donde no fue posible comunicar con ningún responsable de la compañía. Fuentes del Ministerio de Sanidad español aseguraron desconocer el caso.

'En agosto de 2004', explica Micrus, 'revisando nuestras ventas, identificamos pagos que hicimos a médicos fuera de Estados Unidos que podrían violar las leyes de ciertos países y de la FCPA (Foreing Corrupt Practices Act', admite la empresa. Micrus señala en el comunicado enviado a la SEC que entonces, 'tras revisar los resultados de una investigación interna, llegamos a un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ)'. Dicho acuerdo contemplaba, entre otras condiciones para no ser 'perseguida por el DOJ' ser auditados por una firma independiente y colaborar en todo momento tanto con la SEC como con el DOJ.

La empresa explica que además se acogieron a un código de buenas prácticas de la industria y que en noviembre de 2004 varios de sus ejecutivos abandonaron la firma tras las investigaciones. 'En la actualidad', indica Micrus, 'no podemos determinar qué sanciones, si acaso, podrían imponernos las autoridades de Francia, Alemania, España o Turquía como resultado de estas infracciones'. La compañía añade que los procedimientos judiciales difieren en cada país y que pueden ser 'caros' y consumir mucho tiempo.

La empresa cuenta con 287 empleados en EE UU y 29 en Europa, dedicados la mayoría a ventas y marketing.

Una práctica en contra de la normativa española y europea

La Ley del Medicamento señala en su artículo 3 que para garantizar la independencia de las decisiones relacionadas con la administración de medicamentos respecto a intereses comerciales 'se prohíbe el ofrecimiento directo o indirecto de cualquier tipo de incentivo, bonificaciones, descuentos, primas u obsequios por parte de quien tenga intereses directos o indirectos en la producción, fabricación y comercialización de medicamentos'. La Directiva 2001/83 de la UE también limita la promoción de medicamentos. Además de Micrus Endovascular, otra firma estadounidense, Bausch & Lomb, reconoció el pasado año pagos a médicos en España. Recientemente la compañía ha admitido de nuevo esa práctica pero ha exculpado a los principales directivos de la firma de conocerlos.