Energía

La industrial desaparece el 1 de julio de 2008

Una de las medidas más relevantes del real decreto de ajuste de las tarifas eléctricas, es la desaparición de las de alta tensión a partir del 1 de julio de 2008. Hasta ahora, la ley establecía que estas tarifas, que se aplican a la gran industria con importantes descuentos sobre las demás, desaparecerían en 2010. Sin embargo, aunque el Gobierno ya había advertido a las empresas que el plazo se adelantaría, la nueva fecha aún no figuraba en ninguna norma.

Las grandes compañías industriales (siderúrgicas, cementeras y del aluminio, entre otros sectores) tienen previsto poner en marcha una central de compra de energía en el mercado libre, para lo que intentan firmar contratos directamente con las eléctricas. Además, ya cuentan con un nuevo sistema de interrumpibilidad, aprobado por el Gobierno, que pagará a estas empresas a cambio de que el operador les pueda cortar el suministro en caso de necesidad del sistema para cubrir puntas de demanda.

A partir del 1 de julio se suprime también una de las tarifas para pymes (la 4.0), que se unifica en la general para potencias inferiores a 15 kW.

Aumenta el seguro nuclear

En línea con lo establecido por el Euraton, las centrales nucleares españolas deben aumentar su cobertura de riesgo por daños medioambientales de 700 millones a 1.200 millones. Así lo regula el real decreto de tarifas, que incluye el modelo de autoliquidación de la prima de responsabilidad ambiental. Por un lado para las centrales y, por otro, para el transporte de residuos.

Según el texto legal, el titular no será responsable ni deberá indemnizar cuando el accidente se deba a conflicto armado.

Inversiones extras

De las cantidades que la tarifa destina a los planes de mejora de la calidad del suministro, las empresas podrán financiar, según el nuevo decreto de tarifas, 'inversiones extraordinarias encaminadas a garantizar el suministro en el ámbito de cada autonomía'