_
_
_
_
_
Fiscalidad

Los coches tributarán en función de sus emisiones y no de su potencia

El decreto que preparan el Ministerio de Economía y Hacienda y el de Medio Ambiente sobre el Impuesto de Matriculación hará que esta figura aplique un gravamen en función de las emisiones de los vehículos, y no por su potencia o valor, como sucede ahora, pero no supondrá un aumento de la presión fiscal.

Así lo explicó a Servimedia el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, quien afirmó que ambos departamentos 'llevamos tiempo trabajando en esta modificación y estamos listos para proponerla'. 'Nosotros lo que estamos planteando es que, por razones medioambientales, tendría más sentido que la fiscalidad del automóvil vaya ligada a lo contaminante que sea y no a otras cuestiones como es el valor o su potencia', aseveró Ocaña.

La idea del Ejecutivo es tener en cuenta las emisiones y, a partir de ahí, fijar los impuestos. 'Así, el vehículo que más contamine pagará con respecto a la media algo más, y el que menos contamine pagará, con respecto a la media, algo menos. Ese es el cambio que estamos dispuestos a hacer en esta legislatura en este aspecto concreto de la imposición medioambiental', explicó Ocaña.

Pero la reforma de este tributo no se traducirá, aclaró el secretario de Estado, en un 'aumento de la presión fiscal' a los contribuyentes, sino que supondrá modular el impuesto 'de manera que se adapte a las emisiones de los vehículos'. Todo ello deberá hacerse en el marco de una 'reflexión cuidadosa' y de común acuerdo con las comunidades autónomas, 'ya que buena parte de la fiscalidad del automóvil son recursos de las propias comunidades autónomas y no del Estado', recordó.

Proposición del PP

El Congreso votará hoy una proposición del Partido Popular en la que pide la supresión del impuesto de matriculación, la modificación del impuesto de circulación y el incremento de la carga fiscal sobre los hidrocarburos.

Archivado En

_
_