Banca

Caja Caminos quiere dejar de ser cooperativa y convertirse en banco

Caja Caminos planteará a sus 9.000 socios la transformación de la cooperativa de crédito en un banco el próximo 29 de junio. La medida busca incrementar los recursos propios de la entidad y facilitar la gestión de sus filiales.

El próximo 29 de junio los socios de Caja Caminos tienen una cita importante: la cooperativa de crédito vinculada a los ingenieros de esta especialidad celebrará, en su sede de la calle Almagro de Madrid, una asamblea donde se decidirá su transformación en sociedad anónima.

'En la asamblea del año pasado se aprobó que se hicieran los estudios pertinentes para valorar los pros y los contras de constituirnos en banco. Finalmente, el consejo ha considerado que este cambio sería positivo para la entidad', explica el director general de la caja, Juan Manuel Sánchez.

Según el ejecutivo, la iniciativa obedece 'al deseo de ser una entidad sólida y segura, capaz de dar el mejor servicio en toda la operativa bancaria, así como en la gestión de patrimonios'.

La transformación jurídica contribuye a estos objetivos al facilitar a la caja la captación de nuevos recursos y simplificar su estructura societaria.

'Queremos dar un servicio mejor pero, para lograrlo, necesitamos incrementar los recursos propios y las cooperativas tienen algunos problemas para hacer esto', señala el directivo. En el orden del día de la asamblea extraordinaria se incluye, además, una propuesta de ampliación de capital.

La filosofía de la caja es prestar de forma directa los servicios que ofrece. Como resultado de esta actitud, la entidad dispone de su propia gestora de instituciones de inversión colectiva (Gestifonsa), una agencia de valores (Gifonsa) y una gestora de fondos de pensiones (Gespension).

'Todos estos servicios se prestan a través de sociedades anónimas. Pero al pertenecer estas sociedades a una cooperativa, el tratamiento que se tiene es peor a la hora de pedir licencias y repartir excedentes', comenta Sánchez. De hecho, estas tres filiales manejan 556 de los 660 millones de recursos de clientes del grupo.

Caja Caminos fue fundada en 1979 y forma junto a la Caja de Ingenieros, la de Abogados y la de Arquitectos, las llamadas cooperativas profesionales. Si la asamblea aprueba la transformación societaria, la entidad cambiará su nombre por el de Banco Caminos. En ese momento, se iniciarán los trámites ante la Dirección General del Tesoro y el Banco de España. Para constituir un banco la ley exige un capital social superior a 18 millones de euros.

El cambio, no obstante, no afectará a la distribución de la propiedad. Los 9.000 socios de la cooperativa verán como sus participaciones se transforman en acciones.

La constitución de Banco Caminos supondrá una novedad para el sistema financiero nacional porque hace años que no se crea una entidad con capital nacional.

Caja Caminos obtuvo un resultado neto consolidado de 4,04 millones de euros en 2006. Durante ese ejercicio, la entidad absorbió el negocio de la Caja Escolar de Fomento.

La entidad abre su primer local fuera de Madrid

Caja Caminos se anima a salir de Madrid. La entidad abrirá el año que viene su primera oficina fuera de la capital española. La cooperativa ha decidido instalar su segunda sede en Barcelona. El local estará ubicado en la confluencia de la vía Augusta con la calle Muntaner, en la zona alta de la ciudad.

La entidad ya cuenta con usuarios por toda la geografía nacional. Sin embargo, hasta la fecha había canalizado la relación con ellos a través de internet. La inauguración le permitirá estar más próxima a su clientela catalana. 'Nuestra política no es abrir sucursales, sino dar un servicio personalizado', indica Juan Manuel, director general de la caja. La nueva oficina se encontrará relativamente próxima a la sede del Colegio de ingenieros de caminos de Cataluña.