_
_
_
_
æscaron;ltima

Cómo montar una Expo a base de biodiversidad y reciclaje

Zaragoza 2008 demostrará que el impacto ambiental de un evento puede reducirse al mínimo.

Cómo montar una Expo a base de biodiversidad y reciclaje
Cómo montar una Expo a base de biodiversidad y reciclaje

El 14 de junio comienza la cuenta atrás. Entonces faltarán 365 días para que los Reyes de España inauguren Expo Zaragoza 2008, la Exposición del Agua. Un evento festivo, tecnológico, cultural y empresarial que el mismo día en que se puso en marcha adquirió el compromiso de ser respetuoso con el entorno. La ciudad de Zaragoza y los promotores de la feria desean convertir el encuentro en escaparate de la biodiversidad, y esto sólo es posible si el impacto medioambiental de los edificios e instalaciones que se levantarán en el meandro de Ranillas se aproxima, lo más posible, a cero.

El primer paso que ha dado la organización ha sido el de apostar por los materiales ecológicos. Las vajillas de los restaurantes serán de porcelana o biocompostables, los bolígrafos se fabricarán con algas o papel, los lápices con CD reciclados y las bolsas que se entregarán en las tiendas de regalos se descompondrán en un plazo máximo de 36 semanas. Están hechas con fécula de patata por una empresa situada a pocos kilómetros del río. Por último, el café y el azúcar provienen del comercio justo.

La construcción del recinto ferial se está realizando con criterios medioambientales. Se están utilizando materiales autóctonos, limos y zahorra que provienen del propio meandro de Ranillas, y productos reciclados. El emplazamiento de plantas de hormigón en la misma obra permite también reducir el impacto del transporte de materiales. La madera utilizada proviene de bosques sostenibles y plásticos como el polietileno o el polipropileno están sustituyendo al PVC. Expo Zaragoza mostrará de una manera práctica cuáles son los principios de construcción sostenible que guiarán la arquitectura del siglo XXI. Los ejemplos punteros serán el Pabellón de Iniciativas Ciudadanas y el Pabellón de España. El primero, diseñado por el arquitecto Ricardo Higueras, se inspira en la forma de un canto cerámico o botijo para aprovechar sus propiedades en la regulación de las temperaturas, y se está levantando con materiales de construcción no manipulados artificialmente como la paja, el barro o el bambú. El pabellón de España, por su parte, obra de colaboración entre el arquitecto Patxi Mangado y el Centro Nacional de Energías Renovables, se inspira en los espacios y la luz de las plantaciones de chopos de las riberas del río Ebro. Además, los pilares que sostienen la cubierta se forrarán de barro cocido y las vigas de los forjados serán de madera de virutas recicladas. Los visitantes accederán al recinto como si se adentraran a través de un bosque.

Esta es también una ocasión excelente para demostrar que las energías renovables son eficaces. Expo Zaragoza producirá su propia energía con aerogeneradores, huertos solares, trigeneración e hidrógeno. El objetivo, reducir hasta un 20% el combustible y en 20.000 toneladas al año las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por último, una de las iniciativas más novedosas es la emisión en todo Aragón de la tarjeta Fluvi (la mascota del evento), que premiará con regalos el ahorro en los consumos de gas, electricidad, agua y gasolina. Los organizadores esperan distribuir más de medio millón y prolongar su uso más allá de la clausura de Expo Zaragoza.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_