Lealtad 1

Lo importante es seguir la corriente

De Realia no vemos mucha demanda, pero sí que nos llegan llamadas de gestores extranjeros preguntando por Solaria'. Un inversor relataba así, hace una semana, el sentimiento de mercado ante dos operaciones. Una, en pleno periodo de suscripción y roadshow, y otra que por aquel entonces era una entelequia, sin folleto banda de precios ni información significativa. Ahora bien, el gestor bien sabe arrimarse al sol que más calienta y ése es, hoy por hoy y valga la redundancia, el de la energía.

Según se comenta en el mercado, Realia tiene demanda, pero demanda condicionada al precio. Una demanda que juega con ventaja y utiliza esta ventaja. Justo lo contrario que en el caso de Solaria. ¿Es Realia una mala empresa? El mercado hablará a partir de mañana, pero parece más bien que Realia eligió un mal momento y Solaria uno bastante bueno. Y nada más. La dinámica del mercado hace el resto.

Ya se sabe que si en el mercado se instala una creencia, ésta se cumple aunque sólo sea por la acción de los agentes del mercado. Y aquí, desde hace un poco más de un mes, el sector inmobiliario está oficialmente fuera de mercado. Lo que significa que más allá de las características particulares de Realia o Solaria, en esta temporada de primavera/verano 2007 lo que se lleva y lo que no se lleva está meridianamente claro. Y los propios gestores están obligados a seguir la corriente, porque es la manera más sencilla -quizá no la mejor- de ganar dinero y poder enseñar un buen porcentaje.

Sería un tanto naíf hacerse de cruces por este motivo. Es como funcionan las cosas y, además, se trata al fin y al cabo de una cuestión de precio. Las famosas órdenes condicionadas que fuerzan los precios de colocación de las OPV no son mucho más sofisticadas que las negociaciones de un mercadillo callejero. Lo que, en verdad, no tiene sentido es tomarse las modas del mercado ciclotímico como un dogma.