Vivienda

Las rebajas inmobiliarias llegan al Sima

Bueno, bonito y barato. Casi a grito de mercadillo se han puesto a la venta esta semana más de 250.000 viviendas en el Salón Inmobiliario de Madrid (Sima), que cierra sus puertas este sábado. Es la mayor feria del ladrillo que se celebra en nuestro país y ha marcado nuevos récords este año: un 38% más de viviendas en oferta, 57.000 metros cuadrados y 800 empresas participantes. Pero en esta ocasión, y a diferencia de ediciones anteriores, ha habido también un convidado de piedra, el temido enfriamiento del mercado inmobiliario, que se ha traducido en una menor afluencia de público en opinión de los expositores y en una inusitada abundancia de ofertas para aquellos que decidan comprarse una casa en el Sima.

Los regalos son moneda de cambio habitual en este tipo de ferias, aunque este año están más presentes. 'Hay más competencia y menos público', aseguran desde un stand con ofertas de 3.000 euros en muebles para decorar la vivienda y donde miran de reojo al stand de al lado, en que la oferta asciende a 5.000. Por ejemplo, la promotora Aifos, especializada en zonas residenciales de costa, regala también toda la decoración de la casa si se compra en la feria inmobiliaria. Lista para entrar a vivir, manteles y cortinas incluidas. No en vano, la segunda residencia es el eslabón más débil de la cadena inmobiliaria y el primero en acusar la desaceleración. Y en el Sima, el 53% de la vivienda en oferta es turística. No es de extrañar toparse con un minicampo de golf en el que ir practicando para no desentonar con los futuros vecinos o con un grupo de mariachis mexicanos, que intentan hacer menos lejana en el espacio la compra de una vivienda allende los mares.

La puesta en escena resulta fundamental y los cheques regalo son otro de los principales reclamos. En plena promoción para su salida a Bolsa, Realia ofrece en la feria 3.000 euros -cargados en una tarjeta de El Corte Inglés- si se reserva la compra de una vivienda, para lo que es además necesario un depósito de mil euros. Más escasos son los stand en los que se ofrece directamente un descuento en el precio de la vivienda, como el de 3.000 euros de Mapfre Inmuebles.

Los grandes reclamos han sido los de Grupo Pinar, que regala 150 Mercedes y descuentos de hasta 18.000 euros, y Avantis, con un stand presidido con un Renault Clio -bajo una gigantesca bola acristalada de inspiración discotequera-, si se compra un chalet. Pero, como en cualquier mercado, lo barato resulta caro si se acaba comprando una casa en la que el regalo o el descuento también queden incluidos en el precio.

Metrovacesa y las hipotecas, bajo cero

Los regalos por comprar una vivienda pueden ser pan para hoy y hambre para mañana si no se contrata la hipoteca que haga llevadera la devolución del préstamo. Y en este sentido, Metrovacesa ha lanzado la promoción más agresiva del Sima: una hipoteca al euribor menos dos puntos, es decir, a un interés del 2,373%, en el primer año y un diferencial de euribor más 0,39% para hipotecas de más de 250.000 euros y financiación por el 80%. La hipoteca se contrata con BBVA, aunque es Metrovacesa quien asume, en lugar del cliente, el coste de la rebaja en el euribor. Además, entrega 600 euros por cada hijo que se tenga al comprar la casa y descuenta 1.000 euros por formalizar la relación de pareja.

Es difícil encontrar otras hipotecas en promoción en el Sima. Caja Castilla-La Mancha recuerda en su stand que comercializa una hipoteca al euribor menos 0,20 los primeros seis meses y al euribor más 0,33 en el resto de plazo. Tasamadrid se compromete a un descuento del 10% en el valor de las tasaciones que se contraten en la feria.