Previsiones

Los promotores estiman que el precio de la vivienda crecerá un 3% en 2007

La patronal de los promotores madrileños Asprima prevé que el precio de la vivienda crecerá un 3% en 2007, pero pronostica un estancamiento de los precios en 2008 y un ligero repunte del 1% en 2009, según el estudio presentado hoy en la I Jornada Conferencia Inmobiliaria, que se desarrolla en el marco del Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA) 2007.

El informe espera un ajuste a la baja de un 15% al 20% en la demanda y, por consiguiente, en los niveles de oferta, a la vista de lo sucedido en el Reino Unido, Australia y EE UU Estos mercados inmobiliarios gozaron de una bonanza similar a la registrada en el español, y, posteriormente, "han vivido un proceso de ajuste a un endurecimiento de las condiciones financieras, así como a una saturación de la demanda", según los promotores. El texto fue presentado por la directora de Estudios de Asprima, Yolanda Fernández, y por los socios de Analistas Financieros Internacionales José Antonio Merce y Angel Berges.

En cualquier caso, aseguran que el sector inmobiliario español "se halla en un punto de inflexión" y marcha hacia "entornos menos favorables". Sin embargo, afirman que "no faltarán estímulos de demanda si los precios se ajustan con realismo".

En este sentido, el presidente de Asprima, José Manuel Galindo, ha indicado que el mercado inmobiliario está sufriendo un proceso de "normalización", con un menor incremento de los precios y un menor nivel de producción, y ha achacó este proceso, en gran medida, a la subida de los tipos de interés. Pese a ello, el estudio considera que la demanda "mantiene un potencial muy elevado para los próximos seis o siete años", de entorno a 500.000 viviendas anuales, debido a que el ritmo de creación de hogares en este periodo podría mantener niveles cercanos a esta cifra.

No obstante, ha apuntado que el asentamiento de los más de cuatro millones de inmigrantes que ya han llegado a España "puede suponer una demanda potencial de vivienda de más de 100.000 unidades anuales".

Excesivo castigo en Bolsa

El informe afirma además que las recientes caídas bursátiles de los valores inmobiliarios "en absoluto deben tomarse como indicativas de la salud del sector".

Además, considera que tras "el castigo en Bolsa sufrido por las compañías cotizadas", prácticamente todas ellas tienen una capitalización bursátil por debajo de la valoración neta de sus activos, con lo que no se estaría incorporando en la valoración de las compañías ningún componente de expectativas o de capacidad de generación de valor, dando lugar a "una excesiva penalización".