Inversiones

Petroleras, la opción defensiva más barata

El sector energético tiene capacidad para generar beneficios en momentos difíciles del mercado

Ahora está lejos de los titulares. La rentabilidad media de la industria del gas y el petróleo es sólo del 4%, casi la mitad de lo que gana el Stoxx 600. Pero para Merrill Lynch, la apuesta por la industria petrolera está más que clara. 'Buscamos valores defensivos baratos, que cada vez son más difíciles de encontrar', explica Merrill Lynch. 'Si la historia sirve de guía, el sector petrolero está correlacionado negativamente con el apetito por el riesgo y lo hace bien cada vez que los inversores se ponen nerviosos', añade el banco. 'El petróleo es un lugar seguro donde esconderse en momentos de volatilidad', concluye el banco de inversión.

La cuestión es que hace tiempo que el mercado descuenta un escenario de desaceleración económica, pero la incertidumbre está en el grado del ajuste. Los inversores también están esperando un notable descenso en el ritmo de los beneficios empresariales, toda vez que el ratio de crecimiento de los resultados ha superado los dos dígitos durante varios años. En el momento que estos escenarios se materialicen, la volatilidad crecerá y los inversores buscarán refugio en algunos valores ajenos al ciclo económico.

Los sectores tradicionalmente defensivos son alimentación, servicios públicos (como eléctricas y empresas de gestión del agua), salud, bancos, seguros y consumo minorista. Merrill Lynch subraya que la industria del petróleo no sólo es poco cíclica, sino que además es una de los más baratas por valoración.

El PER (la relación entre el precio de las acciones y los beneficios esperados) del subíndice Stoxx de Petróleo y Gas arroja un promedio de 11,5 veces, por debajo de índices como el Stoxx 600 (15,95 veces), el Euro Stoxx 50 (13,8), el Cac de París (16,9), el Footsie de Londres (17), el Ibex (15,15) y el Dax (16,6).

El valor español más representativo del sector, Repsol, empezó el año con muchos problemas, pero en los dos últimos meses ha logrado una recuperación del 16,2%. Repsol está controlada por La Caixa, que entre participaciones directas e indirectas posee un 23% de la compañía, y por Sacyr, que tiene un 20%. Las especulaciones sobre lo que harán estas dos compañías con la petrolera es lo que está dando aire a la cotización, que ya está en positivo y gana en el año un 2,1%.

El empuje del barril

Un factor determinante en el caso del petróleo es la trayectoria del crudo, que ha cobrado un nuevo impulso. Tras un descenso en picado entre agosto y diciembre del año pasado. El crudo lleva una trayectoria ascendente ininterrumpida, que le ha hecho ganar más de un 38% desde los mínimos de enero.

En el caso del petróleo Brent, el crudo de referencia en Europa, no sólo ha vuelto ha superar los 70 dólares por primera vez desde agosto de 2006. Todas las perspectivas indican que la trayectoria alcista se agudizará. 'El mundo necesita más petróleo del que la OPEP tiene voluntad de suministrar, haciendo que cada vez sea más difícil evitar un nuevo resurgimiento del precio del petróleo este verano', confirma el Centro de Estudios Globales de la Energía.

La cotización de los futuros del petróleo, que sirve como indicio de lo que espera el mercado, está descontando precios superiores a los 70 dólares por barril hasta bien entrado el año 2008.

Claves de la industria

Barato. Merrill Lynch explica que el sector es el segundo más barato de Europa en cuestión de ratios de PER, dividendos y flujos libres de caja.

Defensivo. En los últimos 20 años el sector se ha comportado bien cuando el resto de la Bolsa iba mal.

Al alza. El crudo gana un 16% en el que es su sexto año consecutivo de subida.

Las farmacéuticas, de nuevo en problemas

Sendos informes de Morgan Stanley, Deutsche Bank y ABN Amro rebajando el precio objetivo de la farmacéutica Glaxo provocaron el martes un ajuste importante del sector. Es uno de los favoritos de los gestores y un sector defensivo por excelencia, pero los sobresaltos periódicos sobre distintos fármacos suelen desembocar en descalabros de la cotización de estos valores.

Glaxo ha retrocedido un 7,78% en las últimas cuatro sesiones, pero no es el único perjudicado. El sector en su conjunto ha sufrido un retroceso del 1,93% en el mismo periodo.

En estos momentos, la industria farmacéutica es el sector con peor comportamiento de la Bolsa europea en lo que va de año, gana de media un 0,78%. Las farmacéuticas llevan cuatro años consecutivos de ganancias, pero aún están por debajo de los precios medios que registraban hace siete años. Además, el avance del 2,79% registrado en 2006, no sólo está muy lejos del 17,81% que ganó el Stoxx 600, sino que supone el peor desempeño de todos los grupos industriales.

El castigo a Glaxo ha venido de la mano de los estudios sobre su fármaco contra la diabetes Avandia, que incrementa en 43% la posibilidad de sufrir un ataque cardiaco y en un 64%, el riesgo de enfermedades cardiovasculares. El desarrollo de Avandia queda ahora en el aire y los gestores quieren cubrirse contra los posibles efectos secundarios en los beneficios de Glaxo.