Aeronáutica

La plantilla de Sacesa pide a la Junta que aclare si se ha vendido al grupo Alcor

La plantilla de la firma aeronáutica andaluza Sacesa exige a la Junta de Andalucía, principal accionista, que aclare su situación accionarial y confirme si la empresa ha sido finalmente vendida al grupo vasco Alcor.

Fuentes del comité de empresas señalan que la operación se da por cerrada de forma extraoficial y que la dirección de la empresa se ha negado a discutir mejorar laborales pendiente 'hasta que en el mes de julio llegue el nuevo dueño'.

Sin embargo, la Junta sigue sin dar confirmación oficial a la noticia, adelantada por este periódico, una actitud de prudencia explicable por el fracaso de la anterior operación de venta. En 2005 se dio por cerrado el desembarco del grupo sevillano MP e Iberdrola en una ampliación de capital de 12 millones de euros, aunque esta operación se deshizo finalmente.

Las citadas fuentes del comité aseguran que los directivos del grupo vasco, dueño de filiales de implantación andaluza como SK-10 o SK-3000, visitan la planta de Sacesa en Sevilla con cierta asiduidad. La plantilla de Sacesa, integrada por 235 trabajadores, 100 de ellos eventuales, muestran así su inquietud por la incertidumbre que genera la entrada del nuevo socio, que podría aterrizar con condiciones laborales propias. Los trabajadores han pedido una reunión urgente con la Consejería de Innovación y sostienen que este encuentro ha sido denegado. 'Queremos saber quien está realmente al mando de la empresa', señalan.

Sacesa, especialista en fibra de carbono y subcontratista de proyectos tan ambiciosos como la panza del superavión A-380, está llamada a ser cuando culmine su capitalización de la mano de Alcor la gran empresa aeronáutica andaluza, consolidada así en empresa tractora o contratista principal de los grandes programas aeronáuticos de EADS y Airbus.

El Gobierno andaluz también trabaja para que Elimco adquiera esta privilegiada condición y junto a Sacesa puedan repartir la carga de trabajo entre las auxiliares andaluzas más débiles. Actualmente conviven en el accionariado de Sacesa la Junta, las cajas de ahorros y la propia EADS.