Finanzas

El Banco de España alerta de que el crédito inmobiliario sigue disparado

El Banco de España no ceja en sus advertencias al sector financiero sobre los riesgos del crédito inmobiliario. El supervisor afirma que los préstamos concedidos a las constructoras y promotoras 'siguen creciendo intensamente, incluso acelerándose'. Hasta diciembre, últimos datos disponibles, éstos han subido un 44,8%. Insiste en que la morosidad de este sector históricamente 'ha sido la más alta de toda la financiación empresarial'.

El supervisor quiere evitar a toda costa que una parte del sistema financiero español pueda sufrir algún importante revés en un futuro propiciado por su elevado riesgo inmobiliario. El Banco de España sabe que no sería la primera vez, ni la última. En su último Informe de Estabilidad Financiera, publicado ayer, el Banco de España hace una extensa reflexión sobre este segmento del negocio. Según los datos del supervisor, el crédito concedido por las entidades financieras a la construcción aumentó el pasado año un 33%, y el destinado a las promotoras un 50%. Es decir, la financiación vinculada a la actividad del ladrillo (excluyendo el hipotecario) creció el pasado año un 44,8%. Y lejos de empezar a moderarse, se aceleró en la segunda mitad del año.

El supervisor considera que este insistente aumento 'podría reflejar el inicio por parte de los promotores de nuevos proyectos en 2006 para adelantarse a la entrada en vigor de la nueva normativa sobre calidad de la construcción, que podría encarecer los costes'.

La institución, aunque en su expresión no es alarmista, sí lo es en el fondo del mensaje. Mantiene que frente a este 'intenso' crecimiento del crédito al sector inmobiliario, la financiación para la adquisición de vivienda se ha ido moderando, hasta caer a tasas cercanas al 22%. El Banco de España advierte de que dicha disociación sería un factor de riesgo para el sistema financiero español si persistiera en el tiempo y se viera acompañada de una ralentización del crecimiento económico.

Afirma que para el conjunto de las entidades, el 49% de su cartera de créditos a empresas en 2006 se ha destinado a las constructoras, que acaparan el 17%, y a promotoras, con un peso del 32%. El estudio destaca que hay un amplio grupo de entidades con muy poca actividad en este negocio vinculado al ladrillo. Pero éstas tienen escasa presencia sobre el total del de la actividad crediticia. Existe otro grupo, sin embargo, formado por más de 50 entidades, con un peso en el negocio con promotores muy elevado, cercano al 75% y que representa dos tercios del crédito total a residentes. Sus crecimientos rondan, además, tasas promedio del 50%, según el supervisor.

El Banco de España insiste en que la morosidad se mantiene de momento en mínimos históricos, aunque hace hincapié en que esto se debe a que el crédito sigue creciendo con fuerza y no a que no estén aumentando el volumen de los activos dudosos. De hecho, crecieron el año pasado un 13,9% en España, si bien parte de este aumento respondió a cambios en la normativa contable, que obliga a reconocer antes y con mayor intensidad estos activos.

La financiación a la compra de vivienda fue la que presentó un mayor aumento interanual de los activos dudosos, un 34,1%. La morosidad del crédito a promotores subió un 16,3%.

Buena salud

El supervisor, pese a sus avisos, es claro al declarar que la banca española está desarrollando su actividad en un contexto 'benigno', que le permite reforzar sus cuentas de resultados y coeficientes. Mantiene que disfruta de una 'buena situación'. Pero advierte 'del riesgo de caer en la complacencia'. Descarta que, a pesar de la importancia de la financiación inmobiliaria y la caída de las cotizaciones de estas empresas, ello 'vaya a afectar de forma significativa' a la banca.

El beneficio de las entidades alcanzó el récord de 25.717 millones, un 33,6% más

Las entidades de depósito que operan en España (bancos, cajas y cooperativas) obtuvieron el año pasado un beneficio récord de 25.717 millones de euros, lo que supone un aumento del 33,6% más, según el último Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España. El supervisor considera que estos resultados son una garantía de que las entidades 'disponen de capacidad de reacción ante la concreción de potenciales dificultades'. Aún así, advierte que un cambio en la favorable coyuntura económica puede moderar la velocidad de crecimiento de sus beneficios y deteriorar su ratio de eficiencia (porcentaje de los ingresos que absorben los gastos). æpermil;sta mejoró desde el 53,6% hasta el 48,3% (cuanto más baja, mejor).

Las comisiones crecieron un 13,3%, hasta 20.023 millones. Según el Banco de España, su moderación se debe al aumento de la competencia. Además, augura que su contribución a los beneficios se va a reducir en los próximos años.

El mercado español, a salvo de una crisis de las hipotecas como la de EE UU

El mercado español se encuentra a salvo de que se produzca una situación similar a la vivida en EE UU con la crisis de las hipotecas de alto riesgo (conocidas como subprime). El Banco de España recuerda que las diferencias entre los niveles de morosidad de ambos países son 'muy marcadas', así como los requisitos de documentación que se aplican a este tipo de créditos, mucho más estrictos en el caso de las entidades españolas. Añade que en España el volumen de préstamos concedidos a clientes que en algún momento han incumplido sus obligaciones de pago es de un 1,27% sobre el total. Aunque en el caso de los residentes extranjeros esta ratio es más elevada (del 1,4%), afirma que está por debajo del crédito al consumo.

El Banco de España señala que el mercado de hipotecas subprime en EE UU es muy local, pero esto no es suficiente para que se ignoren sus vínculos con el mercado inmobiliario y el posible contagio a la economía.