Huelga

El sector naval de Pontevedra negocia un acuerdo tras una semana de paro

Desde primeras horas de la mañana de hoy, representantes de CC OO, UGT y CIG se encuentran reunidos con miembros de la patronal para intentar alcanzar un principio de acuerdo en el conflicto que mantiene parado al gremio naval de Pontevedra desde el jueves pasado y antes de extender la huelga a todo el sector, lo que se traduciría en la movilización de unos 22.000 trabajadores. Mientrás esta reunión se celebra, los trabajadores, en su séptima jornada de paro, han cortado calles en Vigo y han "invadido" las oficinas principales de las entidades bancarias Caixanova, BBVA, Banco Pastor y Banco Santander. Anoche, un artefacto casero estalló en el chalet que acoge la sede de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Galicia (ASIME).

El presidente de esta asociación José María Hidalgo, ha calificado de "kale borroka" el ataque sufrido y ha vinculado el episodio al conflicto del naval de Vigo. El responsable de la patronal confirmó que existe una grabación en la que se ha registrado la actuación de personas "realizando esta maniobra", en referencia al ataque con el artefacto explosivo. "Es lógico pensar que detrás de esta huelga está en conflicto del naval", aseveró.

Sindicatos y patronal ya se reunieron ayer, con la ausencia de la Central Unitaria de Traballadores, para intentar llegar a un acuerdo sobre el cumplimiento del convenio colectivo, firmado en mayo del año pasado y que, según los representantes de los trabajadores, muchas empresas no cumplen en lo que se refiere a la conversión de contratos eventuales en fijos y en los mecanismos de contratación.

Ante la falta de acuerdo, las negociaciones se han retomado esta mañana, lo que supone según los sindicatos "una segunda oportunidad". No obstante, los sindicatos mantienen su intención de extender el paro a todo el sector del metal, lo que supone unos 22.000 trabajadores del naval, de talleres mecánicos, fontanería, ferralla, etc., en caso de que no se cierre un acuerdo en las próximas horas, y así se lo trasladarán a los diferentes delegados sindicales en las empresas.

Según el resultado del encuentro de hoy, las centrales sindicales entregarían la convocatoria de huelga en todo el sector, que sería efectiva en 5 días, e incluso advirtieron de que no descartan un paro general.