Mercados

La unión de fuerzas cambia el futuro mapa bancario

La presión por ganar tamaño abre la puerta a nuevas alianzas como la del consorcio formado por Santander, Royal Bank of Scotland y Fortis

La pelea por ABN Amro entre los grandes bancos inyecta novedades en el proceso de concentración que se avecina en Europa. La masa crítica que debe alcanzar un banco medio ha aumentado y la presión para crecer se acentúa día a día. El interés de Barclays por la entidad holandesa y la creación de un consorcio competidor formado por Santander, Royal Bank of Scotland y Fortis inicia un proceso de consolidación garantizado para los próximos años. El mercado es un hervidero y ante este escenario la alianza entre jugadores se convierte en un elemento nuevo muy a tener en cuenta.

De momento, las incógnitas sobre el futuro de ABN Amro son numerosas. 'Todo está pendiente. Hay ofertas sin dinero y el hipotético valor del banco se sigue negociando. Oportunidades así que abran la puerta a mercados estratégicos se dan una vez cada ocho años por lo que no se puede descartar nada. Hay terceros esperando para actuar', resume Alejandro Ruyra, de Kepler.

Los pretendientes no le faltan a ABN Amro. Recientemente se ha señalado el interés de Bank of America, BNP Paribas y BBVA -pese a haberlo desmentido- de hacerse con activos de la holandesa. Incluso se habló de una alianza entre ellos para garantizarse el éxito. 'Barclays trata de salvar posibles trabas regulatorias que alarguen la operación asegurando que acude en solitario', comenta Guy de Blonay, gestor de New Star.

Lo cierto es otros nombres interesados también suenan. Las quinielas de los expertos son numerosas y en el entramado de incógnitas o posibles alianzas, lo único que parece claro es que los accionistas de ABN Amro están de enhorabuena. La experiencia de Endesa puso en evidencia que cuantos más postores mejor. Y si realmente se trocea la empresa, una opción que cobra fuerza cada día, el precio final podría ser todavía más atractivo. 'Es muy probale que Barclays subaste los activos no estratégicos si gana. La opción de RBS, Santander y Fortis implica que cada uno se quedará una parte', añade de Blonay.

Como en toda operación, el precio determinará al ganador. Las acciones de ABN Amro esta semana tocaron máximo histórico intradía en 36,68 euros. El viernes cerraron a 36,3 euros, a la espera de conocer la oferta de Barclays. Nivel que marca un suelo en la horquilla que se baraja entre los 35 y 40 euros.

'Es un encaje estratégico perfecto para Santander, RBS y Fortis', comenta Anabel Laín, gestora de Ibercaja. Motivo que hace a muchos prever un mayor músculo financiero por parte del consorcio ya que las sinergias serán superiores. Santander reforzaría su presencia en Brasil e Italia, Fortis en Holanda y RBS en EE UU. Pero nadie duda que Barclays peleará. 'Se trata de una ocasión única', añade de Blonay.

En cualquier caso todo indica que estamos en el principio de una negociación compleja donde tampoco se pueden descartar las trabas regulatorias. El Banco de Holanda no tardó en anunciar que ve riesgos en el modelo de adquisición del consorcio aunque el viernes trató de matizar el mensaje tras las críticas que recibió de la Comisión Europea.

'Las principales dificultades van a ser políticas', comenta Juan José Fernández, de Link Securities al recordar el caso Fazio donde trabas del gobernador del Banco de Italia a los intentos de compra en país de BBVA y la holandesa ABN Amro le costaron el puesto.

A la espera del resultado de la reunión de ABN Amro con el consorcio el lunes, lo cierto es que la operación se valora de manera positiva para Santander. 'Es un consorcio difícil de batir', señalan Arturo de Frías, de Dresdner Kleinwort. 'Es probablemente la mejor compra que puede hacer el banco', añade este experto. Eso sí, los expertos auguran volatilidad para la acción en el corto plazo.