Tribunales

Demanda colectiva en Chile por el servicio de móvil de Telefónica

Han sido necesarios ocho meses de litigio sólo para dirimir la admisión a trámite, pero al final han ganado los demandantes. La justicia de Chile ha aceptado investigar la causa en la que un centenar de usuarios y diputados exigen a Telefónica 190 millones por fallos en el servicio de móvil.

Un viejo mal sueño que atacó a Telefónica el año pasado se ha reactivado. Después de ocho meses y tras investigaciones de organismos reguladores que no hallaron pruebas de caída generalizada de servicio en telefonía móvil, la justicia de Chile ha reabierto el caso. Se trata de la demanda colectiva presentada hace ocho meses que agrupa a varias decenas de diputados y medio centenar de usuarios. Ahora, un juzgado de lo civil de Santiago la ha admitido a trámite.

Los demandantes reclaman 260 millones de dólares -unos 190 millones de euros-, según el diario La Tercera, a Telefónica como indemnización por el mal servicio y los problemas que sufrieron cuando la compañía compró la filial de Bellsouth en el país y procedió a fusionarla con Movistar.

La empresa tuvo que gestionar dos plataformas y migrar a los clientes de Bellsouth desde la red TDMA con la que estaban a otra de GSM. Todo ello, con bastante volumen de usuarios y en escaso tiempo. Fuentes de Telefónica consideran que, dado el trabajo que se acumuló en esos meses y la complejidad de los procesos, la unificación se llevó a cabo con éxito y con mínimas molestias. A su juicio, pudo haber alguna incidencia puntual, pero nunca una caída generalizada del servicio de móvil.

TELEFÓNICA 3,91 -2,88%

Así lo consideró también el regulador de las telecomunicaciones chilenas, que abrió una investigación el año pasado tras las denuncias de los diputados. El estudio se amplió al resto de las operadoras de telefonía móvil y en el caso particular de Telefónica concluyó con el veredicto de que no hubo un problema de calidad general.

Todo eso ha pasado por las manos del juez, que a pesar de ello ha decidido admitir a trámite la denuncia. Los demandantes exigen una indemnización a Telefónica por los perjuicios causados y su objetivo es que el dinero recaudado sea repartido entre todos los usuarios de la firma de móvil.

Los antecedentes auguran un largo proceso judicial

El proceso al que se enfrenta Telefónica es fruto de la iniciativa de un diputado chileno y tiene todas las papeletas para eternizarse.

Sólo la admisión a trámite de la demanda ha llevado ocho meses y este punto todavía no es definitivo. Telefónica ya ha anunciado que recurrirá la decisión ante la Corte de Apelaciones chilena, con el argumento de que la presentación de la demanda no tiene sustento y de que hay otros canales más efectivos para reclamar. Todo ello, antes de que el juez empiece siquiera a valorar el fondo del asunto.

Telefónica ha mantenido en todo momento y reiteró el viernes que ha cumplido con los estándares de calidad y la legislación chilena.