Tecnología

El ordenador de 100 dólares se retrasa hasta después de verano

Las entregas a los países que han comprado ordeandores del proyecto 'Un Portátil para cada Niño' (OLPC en sus siglas en inglés) tendrán que esperar al tercer trimestre de 2007 para empezar a recibir sus pedidos, según ha anunciado el fabricante de estos aparatos, Quanta Computer, que con anterioridad había sugerido que podrían estar listos en julio.

"El hardware de los ordenadores está listo", según ha declarado un representante Quanta, pero hay que realizar algunos ajustes de software para que el sistema funcione a la perfección, un trabajo que retrasará las entregas de ordenadores a Argentina, Brasil, Libia, Nigeria, Ruanda y Uruguay.

El proyecto OLPC se propone facilitar el acceso de los más pequeños a la tecnología e internet. Sus impulsores temen que el coste de la compra de un ordenador sea una barrera insalvable para lograrlo, manteniendo al otro lado de la brecha digital a aquellos que por motivos económicos no conocen los beneficios de la Red y los ordenadores, y cómo estos pueden contribuir a mejorar su situación, perspectivas laborales y sus vidas.

Un grupo de empresas e instituciones académicas ha trabajado en el desarrollo de un ordenador portátil y un sistema operativo que pudiera venderse por tan sólo 100 dólares, que incluyera el cargador de batería y la conexión inalámbrica a Internet. Luego se ofertó a países en vías de desarrollo, que han realizado pedidos de cientos de miles de unidades del ordenador, llamado XO. El ordenador por si sólo no servirá de mucho si los Gobiernos no garantizan el acceso a la electricidad y a Internet, un reto igual o mayor que el del desarrollo del XO.

El portátil de 100 dólares ha sido ideado para que resista las condiciones más duras, como el agua o las situaciones de gran humedad. Tiene muy pocas partes móviles, sustituyéndose por ejemplo el disco duro tradicional por una memoria del tipo flash, mucho más estable. La carcasa exterior es también especialmente resistente.

Aunque ha recibido muchos apoyos, el proyecto OLPC liderado por el cofundador del laboratorio de medios de Instituto Tecnológico de Massachusetts, tiene también sus críticos. Entre ellos se encuentra la organización noruega sin ánimo de lucro Fair Internacional, que opina que el precio del portátil sigue siendo demasiado elevado. Además, algunas compañías creen que los ordenadores deberían incorporar el software que se usa en todo el mundo, y no uno creado específicamente para este proyecto, derivado de la distribución Red Hat del sistema operativo Linux.