Medio ambiente

La emisión de gases de efecto invernadero cayó durante el año pasado

Las emisiones de gases de efecto invernadero descendieron en España por primera vez cuatro puntos desde 1990, según un informe del sindicato Comisiones Obreras presentado ayer en Madrid. Así, en 2006 las emisiones fueron un 48,05% superiores a las de 1990, mientras que en 2005 superaban esta cota en un 52,2%, explicó a Europa Press el secretario confederal de Medio Ambiente y Salud Laboral de CC OO, Joaquín Nieto.

Todos los sectores rebajaron sus emisiones en 2006, excepto el transporte aéreo que aumentó 5,5% y el cemento con un 7% más. Nieto indicó que las causas de esta disminución son que las políticas adoptadas están dando resultados, que la climatología fue favorable con más lluvias que en 2005, y que el precio del petróleo, gas y carbón fue elevado. 'Es un resultado muy bueno y de seguir en esta tendencia se cumpliría el Protocolo de Kioto', afirmó.

Este descenso de emisiones se ha producido con un consumo de energía primaria que bajó un 1,3%, pero con un crecimiento del PIB de un 3,9%. 'Se ha desacoplado el consumo energético del crecimiento económico', resaltó Nieto.

Sin embargo, a pesar de esta importante reducción, las emisiones de gases de invernadero han aumentado un 48,05% desde 1990. Este crecimiento triplica el 15% de aumento promedio permitido a España por el Protocolo de Kioto para el periodo 2008-2012, lo que sitúa a España lejos aún de su cumplimiento. Nieto apuntó que habrá que ver si estas cifras constituyen una tendencia a la rebaja de emisiones y si se confirma sí se cumplirá el Protocolo.

El consumo de energía primaria en España ha pasado de 91,8 Mtep (millones de toneladas equivalentes de petróleo) en 1990 a 145,13 en 2006 (un 58% de aumento). En 2006 la dependencia energética del exterior alcanzó el 79%, y el sector energético fue el culpable del 78,5% de las emisiones.

l El año pasado, la producción hidroeléctrica fue un 32,5% mayor que la de 2005 y, en consecuencia, las centrales de ciclo combinado de gas natural y carbón funcionaron menos horas, según indica el informe elaborado en colaboración con World Watch.