Fiscalidad

Guipúzcoa rechaza aplicar el mismo tipo en sociedades que Vizcaya y Álava

La desarmonización fiscal en Euskadi puede ser una realidad. El conflicto por el tipo de gravamen en el impuesto de sociedades queda ahora en casa, con una discusión que las tres diputaciones forales vascas habían cerrado hasta ahora filas frente a litigios de otras comunidades. Y es que la Diputación de Guipúzcoa retiró ayer, por las desavenencias de sus socios de gobierno, PNV y EA, la norma del impuesto que fija un tipo del 28%, el mismo que han aprobado las Juntas Generales (Parlamentos provincial) de Álava y Vizcaya esta semana. El debate se ha abierto a dos meses de las elecciones municipales y forales. Si el Parlamento vasco no lo remedia y aplica la Ley de Armonización, una atribución no ejercida hasta ahora, se puede dar la paradoja de que Guipúzcoa tenga un impuesto de sociedades 4,6 puntos por encima de Vizcaya y Álava e, incluso, superior en un 0,6% al de territorio común en el tipo general, y en cuatro puntos en el aplicado a las pymes.

Otra de las posibilidades es que la modificación del tributo se materialice por decreto que posteriormente debería ser ratificado por la Cámara provincial que surja tras las elecciones.