Mercados

El sector inmobiliario de EE UU golpea de nuevo las Bolsas

La caída de venta de vivienda nueva en EE UU ha levantado de nuevo el temor a una desaceleración económica. Las Bolsas europeas reaccionaron ayer con caídas superiores al 1%. Los inversores también comienzan a fijarse en el precio del petróleo, que ha llegado a los 64 dólares.

Los mercados han iniciado la semana con diferente tono a como terminaron la anterior. Después de revalorizaciones medias del orden del 4% en el acumulado de las cinco sesiones precedentes, las pérdidas asomaron ayer de nuevo. Europa perdió por encima del 1% debido al mal dato de venta de vivienda nueva en Estados Unidos. En febrero registró una bajada del 3,9%, cuando el mercado había descontado una subida del 5,4%. Regresa, pues, la preocupación sobre la marcha del mercado inmobiliario en el país y su posible repercusión en el crecimiento económico.

El Ibex fue el índice que consiguió sortear de mejor modo la oleada de ventas que se concentró en la última hora de negociación. Perdió el 0,52%. La subida de Endesa fue clave. La eléctrica se anotó un 3,65% y se convirtió en el mejor valor del Euro Stoxx en la jornada, hasta alcanzar los 40,06 euros, precio que responde a la oferta de Eon. Sin la aportación de Endesa al mercado, que se resume en 41 puntos, el Ibex habría perdido el 1,33%.

Hubo también jugosas ganancias en otros valores del Ibex como Iberia (2,34%), Sogecable (1,99%) y Unión Fenosa (1,24%).

Las grandes compañías pasaron a segundo plano después de la recuperación experimentada recientemente. Santander y BBVA cedieron el 1,77% y 1,74%, mientras que Telefónica perdía el 1,27%.

Los sectores de construcción e inmobiliario volvieron a situarse en el furgón de cola. Ferrovial se dejó un 2,26% e Inmocaral, el 1,91%. Los dos valores han entrado en terreno negativo en el año.

En el Stoxx estos grupos perdieron el 0,17%, pero aún suman un 9,60% en 2007. Peor resultado obtuvo el de automoción (-1,57%). Dentro de Europa, el índice más débil fue el Mib-30 (-1,12%). Otros como el Cac y el Dax, perdieron el 1,04% y 1,02%.

Wall Street pudo superar en parte el bache inicial y, de hecho, tan sólo el Dow Jones cerró con pérdidas, del 0,1%. Por su parte, el S&P 500 logró anotarse un mínimo 0,1% y el Nasdaq, un 0,27%.

Las últimas cifras del mercado inmobiliario en Estados Unidos ponen en entredicho la recuperación de la venta de viviendas de segunda mano en febrero, que contribuyó la semana pasada a dar un impulso a las Bolsas junto con la decisión de la Reserva Federal de mantener los tipos de interés. 'No creemos, sin embargo, que los fundamentos apoyen la continuidad de los repuntes (...). Tampoco el mercado debería olvidar que el cambio de sesgo de la Fed responde a un mayor temor respecto a las perspectivas económicas. Y no es tranquilizadora la reciente subida del precio del petróleo hacia los 64 dólares, propiciada por las tensiones existentes entre Reino Unido e Irán', señalan desde Urquijo Banco.

El euro, hacia máximos de 12 meses

La divisa europea vuelve a fortalecerse después de la corrección sufrida la semana pasada. El cambio con el dólar se situó ayer en 1,3338, muy cerca de los 1,3465 dólares a los que cotizaba hace 12 meses.

Las posiciones a favor del euro se han incrementado en base a la publicación de algunas cifras económicas de Estados Unidos. De hecho, ayer saltó de 1,32 a 1,3340 en el momento en el que se conoció la caída de venta de nuevas viviendas en el mes de febrero.

Pedro Solbes, vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, recalcó ayer que 'debemos acostumbrarnos a un euro que fluctúe alrededor de 1,30' dólares por unidad. En declaraciones a los periodistas, antes de participar en un encuentro en Bruselas entre ministros de Finanzas de la zona euro, Solbes dijo que la moneda está 'en unos momentos fuerte y débil en otros', e insistió en que los inversores deberán familiarizarse con las fluctuaciones.

En su opinión, lo importante son los cambios demasiado rápidos, ya que los agentes económicos pueden no acostumbrarse a la nueva realidad.