Televisión

Frente común de la televisión de pago de Brasil contra Telefónica para frenar la compra de TVA

Telefónica se ha encontrado con un enemigo inesperado en Brasil: el sector de la televisión de pago. Las cadenas han hecho un frente común y han denunciado en bloque a la operadora española ante la autoridad que regula la competencia en el país, denominada CADE. Su objetivo es convencer a este organismo de que frene la entrada de Telefónica en el capital de TVA, la televisión por cable que acordó en octubre vender el 49% de sus acciones a la operadora española.

La titular de la demanda ha sido la asociación que agrupa las televisiones de pago, ABTA, y su argumento es el efecto pernicioso que la posición de dominio que tendrá Telefónica con la adquisición provocará en el mercado. Según han declarado los portavoces de ABTA a los medios brasileños, la operación tendría efectos negativos para los consumidores no sólo en televisión de pago, sino también en otros servicios de telecomunicaciones como la banda ancha o la telefonía fija, puesto que el objetivo de Telefónica es empaquetar los tres productos y venderlos de forma conjunta.

Tampoco el argumento que da la española para defender la adquisición de TVA es válido, asegura la asociación denunciante. Según las cadenas de pago, Telefónica explica que necesita entrar en el capital de la televisión por cable para poder lanzar sus servicios, algo que desmiente, afirma ABTA, el hecho de que ya haya irrumpido en este mercado a través del satélite.

TELEFÓNICA 3,95 -2,91%

Telefónica rechazó ayer comentar la denuncia.

Las televisiones de pago tienen esperanzas en que prospere su denuncia, según señalan varios medios locales, sobre todo porque hay un precedente. El regulador de las telecomunicaciones brasileño vetó recientemente el intento de Oi de adquirir un operador por cable, Way Brasil.

Por ello, ABTA pide a la autoridad que regula la competencia que obligue a Telefónica de manera cautelar a dar marcha atrás en los proyectos conjuntos que ya ha iniciado con TVA, de forma que la situación sea fácilmente reversible en caso de que la comisión anticompetencia vete la adquisición.

Telefónica anunció en octubre la compra del 49% de TVA, el máximo legal admitido por la ley brasileña. Aunque no relevó la cuantía, se calcula que rondará los 365 millones de euros.