Valores

Agua, el 'oro azul' de la inversión en el siglo XXI

El sector sube en Europa un 10,9% en 12 meses, casi el doble que el Euro Stoxx

Si el petróleo se convirtió en el oro negro del siglo XX y aún hoy sigue provocando turbulencias en el mercado, el agua es el indiscutible oro azul del siglo XXI. En la teoría económica se maneja la llamada paradoja del diamante, para explicar cómo en el desierto una gota de agua cobra un valor económico muy superior al de un diamante. El hecho es que más de 1.100 millones de personas no tienen un acceso normalizado al agua y dos de cada cinco personas en el mundo carecen de saneamiento adecuado, según estadísticas de la ONU, que vaticina que las necesidades de agua aumentarán un 55% a escala mundial en los próximos 20 años. El oro líquido es ya un activo de inversión para el futuro. Gestoras como Pictet Funds valoran el sector del agua en 260.000 millones de dólares, con una tasa de crecimiento del 6% anual.

El sector llega en buena forma al día mundial del agua. El índice Bloomberg de empresas de distribución de aguas acumula una rentabilidad a 12 meses del 10,94%, frente al 5,98% que logra el índice Euro Stoxx. Si bien es cierto que sobre el sector siempre ha pesado una prima de concentración corporativa, que explica también la buena marcha de la compañía española Aguas de Barcelona, que gana un 16,86% en ese periodo.

'La perspectiva del sector es atractiva y comparativamente favorable en relación con los mercados de acciones mundiales', constatan desde Pictet Funds, cuyo fondo basado en la industria del agua logra una rentabilidad del 72,9% en un plazo de tres años. 'Globalmente la infraestructura del agua está desfasada y la necesidad de financiación es ya de 534.000 millones de dólares en EE UU y de 330.000 millones de euros en Europa', apunta David Owen, gestor de Pictet Funds. El Banco Mundial cifra entre 60.000 y 80.000 millones de dólares anuales la necesidad inversión en todo el mundo para cubrir los servicios básicos, aunque la inversión real no llega al 40% de esa cantidad, lo que da una idea de las posibilidades futuras del sector.

'Las perspectivas de crecimiento son buenas; el mercado de EE UU se está liberalizando cada vez más y el tratamiento de agua, especialmente en países como China e India, ofrece grandes oportunidades debido a la polución', constata Jerôme Schupp, de Banque Syz.

Entidades como Deutsche Bank o Société Générale han visto pronto la oportunidad y han lanzado al mercado productos de inversión para aprovechar el tirón.

Así, el fondo New Resources de DWS (la gestora de fondos de Deutsche Bank), donde la industria del agua tiene un peso del 38,4% en la cartera, logra en un plazo de 12 meses un rendimiento próximo al 10%. El índice Wowax, sobre el que Société Générale crea productos derivados basados en agua, tiene una rentabilidad histórica del 120% en los últimos tres años.

Las necesidades de inversión apuntalan la industria

Aunque las empresas de distribución de agua pierden de media un 3,58% en lo que va de año, todo el mercado está esperando una oleada de operaciones corporativas, lideradas por las francesas Suez y Veolia, que den combustible a las cotizaciones, que en un plazo de 12 meses ya arrojan un saldo positivo del 10,94%.

En cualquier caso, las necesidades de inversión también apuntan a un futuro brillante para el sector. DWS calcula que las necesidades de inversión para los próximos ochos años, supondrán un incremento del 330% en EE UU y del 100% en Europa, respecto a los niveles de inversión del año 2000. En los países en desarrollo se espera crecimiento superior incluso al 1.000%.