Fondos

La aversión de los gestores se dispara tras el último desplome

La incertidumbre y la aversión al riesgo dominan en estos momentos las decisiones de inversión de los gestores de fondos. El desplome que comenzó el pasado 27 de febrero ha afectado al sentimiento de los grandes inversores, cuya aversión al riesgo ha crecido hasta uno de los niveles más altos de los últimos cinco años.

La última encuesta de Merrill Lynch muestra que la liquidez de las carteras ha aumentado de manera dramática en el último mes, pasando del 3,8% de la encuesta de febrero al 4,4%. El 30% de los encuestados afirma que tiene su cartera sobre expuesta a la liquidez, lo que significa que el componente defensivo de la misma es muy elevado. En febrero este porcentaje era de tan sólo el 14%. El sondeo muestra también el acortamiento del horizonte de inversión de los gestores, de sólo siete meses, lo que indica un alto nivel de incertidumbre.

'La visibilidad de los inversores está al nivel más bajo desde la primavera de 2003, cuando Irak fue invadida y los temores a la deflación global eran elevados', explica en una nota David Bowers, responsable de la encuesta. 'No es una sorpresa que el riesgo ha entrado en el precio. Lo que es interesante es que este desplome refleja una revaluación más profunda de las prospecciones de la economía global por parte de los inversores'.

No ven recesión

Un 49% de los gestores cree que en los próximos 12 meses la situación económica será más débil, pero sólo un 10% ve probable una recesión global. La mayoría cree que la Fed debería preocuparse más por el crecimiento que por la inflación.