Envíos

BBVA se convierte en una remesadora de gran tamaño

El grupo BBVA realizó 780.000 envíos de dinero en 2006. Este volumen de actividad le sitúa como un operador de tamaño grande en el mercado de las remesas. Durante el presente ejercicio espera incrementar los giros un 55%.

Los años de trabajo empiezan a dar resultado. BBVA puso en marcha Dinero Express en 2002. La filial especializada en inmigrantes hoy cuenta con 108 establecimientos y espera disponer a finales de año de 130. A través de estos locales, el grupo quiere acercar a los extranjeros su oferta financiera.

Para atraer a este colectivo, Dinero Express presta servicios no bancarios como llamadas telefónicas, acceso a internet, venta de billetes de avión o tablón de anuncios de empleo.

Los giros son uno de los ganchos más efectivos para aproximarse al trabajador inmigrante y BBVA empieza a registrar magnitudes relevantes en esta actividad. El grupo efectuó 780.000 envíos de dinero en 2006. Fuentes del sector indican que estas cifras aproximan a la entidad financiera a la categoría de remesadora de tamaño grande. Las agencias más importantes realizan varios millones de operaciones al año, mientras que las más modestas se sitúan en torno a las 240.000. En 2007, el grupo espera anotar 1,2 millones de transacciones.

BBVA 4,97 0,92%

Según explicaba ayer Miguel Ángel Muñoz, director de banca de inmigrantes de BBVA, 'los giros se reparten casi a partes iguales entre los establecimientos de Dinero Express y las sucursales tradicionales'. El grupo aprovecha sus 3.635 oficinas como agentes de su filial remesadora.

El Banco de España calcula que, en 2006, se remitieron al extranjero 6.250 millones de euros. El 75% de los envíos correspondieron a las remesadoras. Las entidades de crédito controlan el otro 25%.

El giro medio asciende a 358 euros y cada inmigrante realiza entre siete y doce al año. Pero, como en todo, hay fechas que registran un mayor volumen de actividad. Es el caso de las fiestas, tanto las de aquí como las de allí: Navidades, Ramadán, Año Nuevo chino o el Día de la Madre.

Dinero Express dispone de ofertas puntuales para cada uno de estos momentos. Durante el resto del año, la compañía ofrece dos modelos de tarifa plana de servicios financieros. Ambos contemplan la apertura de una cuenta sin comisiones, tarjeta de crédito, seguro de repatriación, así como asistencia jurídica y del hogar.

El objetivo final de BBVA no son precisamente las remesas. 'La mayor parte de la población española ya está bancarizada. Por eso, para crecer, o se roban clientes a la competencia o se captan en segmentos emergentes como los jóvenes y los inmigrantes', explican desde el banco.

Un extranjero asemeja sus hábitos financieros a los de un usuario nacional tras residir en el país cinco años. Entonces solicita hipotecas, préstamos al consumo, etcétera. Muñoz concluye: 'Sembramos para el futuro. Nuestra estrategia es captarlos ahora para bancarizarlos'.

Españoles por el día y extranjeros por la tarde

Se llaman oficinas Dúo. Por la mañana son sucursales tradicionales de BBVA, pero a las tres de la tarde todo cambia. Unas cabinas telefónicas y ordenadores con acceso a internet aparecen al subirse unas cortinas; mientras otros espacios, como la caja, se clausuran detrás de unas puertas correderas. En cuestión de minutos, el establecimiento se transforma en un local de Dinero Express.

Durante toda la tarde y hasta las once de la noche, la oficina pasa a prestar servicios para extranjeros: locutorio, remesas y productos financieros básicos. BBVA ha transformado una quincena de sucursales a este modelo y espera contar con una treintena a finales de abril. Desde la entidad niegan que esta iniciativa desafíe los horarios de la banca y plantee problemas con los sindicatos.