Francia

Detenido el primer ejecutivo de la petrolera Total por presunta corrupción

La policía financiera francesa detuvo ayer al recién nombrado presidente de la petrolera Total, Christophe de Margerie, por presunta corrupción en la obtención de un contrato de gas en Irán en 1997.

El sucesor de Thierry Desmarest desde hace apenas tres semanas está involucrado en el supuesto pago de comisiones por 60 millones de euros a intermediarios iraníes que habrían servido a su vez para corromper a funcionarios de ese país y obtener un contrato gasista en la filial iraní de Total, Total South Pars. Aquel año Margerie ejercía de director general de la firma, cargo que ocupó hasta 1999. La justicia intenta dilucidar el pago de esa cantidad a empresas consultoras. Una parte del flujo sospechoso fue interceptada por la justicia suiza.

La compañía, primera en el ranking por capitalización bursátil de la zona euro (120.000 millones de euros), aseguró en un comunicado su 'total solidaridad' con Margerie.

La justicia puede mantener a Margerie detenido un máximo de 48 horas. Pasado ese plazo, deberá procesarle o dejarle en libertad. El patrón de Total está en el punto de mira de la justicia gala desde octubre de 2006 por su presunta corrupción en el programa 'petróleo por alimentos' de la ONU en Irak.