Petroleras

Petrobras compra una red de distribución de combustible en Brasil por 4.000 millones de euros

La brasileña Petrobras se alió al grupo petroquímico Braskem y al distribuidor de gas Ultrapar para adquirir, por 4.000 millones de dólares (3.009 millones de euros), el grupo Ipiranga, uno de los mayores del país y con negocios en refino, distribución de combustibles y en petroquímica. La millonaria negociación, una de las mayores en Brasil en los últimos años, fue confirmada ayer en una conferencia de prensa en São Paulo, tras varios meses de negociaciones.

El grupo adquirido posee la segunda mayor red de distribución de combustibles de Brasil Ipiranga, uno de los mayores grupos empresariales de Brasil, posee una refinería de petróleo, la segunda mayor red de distribución de combustibles del país (4.240 estaciones) y destacada participación en el sector petroquímico, con una producción de unas 650.000 toneladas de resinas petroquímicas.

El mismo grupo comparte con la petroquímica Braskem el control de la Compañía Petroquímica del Sur (Copesul), la segunda mayor central de materias primas petroquímicas de Brasil.

El Grupo Ipiranga registró el año pasado ventas por cerca de 14.832,5 millones de dólares y ganancias líquidas por unos 255,5 millones de dólares.

De acuerdo con la negociación, Ultrapar, el mayor distribuidor de gas licuado de petróleo de Brasil, asumirá los negocios de distribución de combustibles y lubricantes de Ipiranga en las regiones sur y sudeste, las más ricas del país y que incluye los Estados de São Paulo, Río de Janeiro y Minas Gerais.

La transferencia convertirá a Ultrapar en el segundo mayor distribuidor de combustibles de Brasil después de Petrobras, con cerca del 15% del mercado. Petrobras, por su parte, asumirá la red de distribución de combustibles de Ipiranga en las regiones norte, nordeste y centro-oeste de Brasil, lo que elevará significativamente su actual participación en el mercado, que es de cerca del 33,8% con 6.200 estaciones.

Braskem se quedará con el 60% de los activos en el área petroquímica del Grupo Ipiranga y Petrobras con el 40% restante.

La refinería de Ipiranga, una de las dos privadas que existen en Brasil y en la que tenían interés empresas como Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), será dividida en partes iguales por las tres empresas compradoras.

“En línea con su planificación estratégica, Petrobras refuerza su presencia activa en la petroquímica nacional, consolida sus posiciones en la distribución, y amplia su presencia en los varios segmentos en que actúa”, afirmó el presidente de la petrolera estatal, José Sergio Gabrielli.

“El grupo Ultra da otro importante paso en el crecimiento calificado de sus negocios. Con esta adquisición ampliamos significativamente nuestras operaciones en el área de distribución de combustibles”, declaró Pedro Wongtschowski, presidente del grupo Ultra.

Por su parte, José Carlos Grubisich, presidente de Braskem, señaló que “con esta iniciativa, Braskem da un paso decisivo en el camino para convertirse en una de las diez principales empresas petroquímicas del mundo en valor de mercado”.

La negociación aún depende de la aprobación de los organismos brasileños responsables de garantizar la libre competencia.