Construcción

España vive la era de los rascacielos

El precio del suelo y el crecimiento económico explican la edificación actual de siete edificios de gran altitud

Al menos siete rascacielos están siendo construidos, o a punto de edificarse, en estos momentos en España. Ayer mismo se celebró en Madrid el término de las obras de la estructura de Torre Espacio, que construye Grupo Villar Mir, y en Bilbao se ha puesto la primera piedra del rascacielos que albergará la sede de la compañía eléctrica Iberdrola. El encarecimiento del precio del suelo en el centro de las ciudades y el crecimiento de la economía española explican, según los expertos, esta fiebre por las alturas.

Los rascacielos que se edifican en estos momentos están ligados a los nombres de grandes arquitectos y de grandes compañías españolas. En la capital española, sobre los antiguos terrenos de la Ciudad Deportiva del Real Madrid, Repsol, Mutua Madrileña, Sacyr y Grupo Villar Mir levantan en total casi un kilómetro de oficinas sobre el suelo con una inversión prevista en conjunto cercana a los 1.200 millones de euros. Norman Foster, César Pelli, los españoles Carlos Rubio y Carvajal y Enrique Álvarez Sala y el estudio neoyorquino Pei, Cobb, Freed and Partners son, respectivamente, los arquitectos que firman las cuatro torres madrileñas. 'Son un balón de oxígeno para el mercado de oficinas de Madrid', indican en la consultora inmobiliaria Knight Frank. Según esta firma, los cuatro rascacielos atraerán como inquilinos 'a grandes multinacionales que anteponen su imagen al factor precio'. Está previsto que la torre que edifica Grupo Villar Mir sea terminada este año y que las obras de las otras tres finalicen en 2008. La petrolera Repsol tiene previsto poner a la venta este año su rascacielos y el presidente de Sacyr, Luis del Rivero, y el de Colonial, Luis Portillo, ya han comentado su intención de participar en la puja.

Si estas cuatro torres modificarán el perfil de la capital española, otro gran edificio cambiará el aspecto de Sevilla. El proyecto Puerto de Triana, participado en un 75% por El Monte y en un 25% por Caja San Fernando, iniciará las obras tras el verano. El edificio, con una altura cercana a los 200 metros, estará terminado en el segundo semestre del año 2010, según los cálculos de Inerzia, la consultora inmobiliaria que ha estudiado la viabilidad del proyecto. El precio del suelo explica, según Íñigo Galán, director general de Inerzia, la motivación que lleva ahora a la edificación de rascacielos en España, pero también apunta el afán por convertirse 'en símbolos de modernidad'.

También en Andalucía se construye otro de los rascacielos llamados a ser símbolo de modernidad. En Cádiz, el arquitecto Rafael de la Hoz será el encargado de edificar las Torres de Hércules, de 126 metros de altura. La compañía cordobesa Valcruz Gestión es la promotora del edificio cuya construcción ha adjudicado recientemente al Grupo Sando. La compañía inmobiliaria explica que las torres 'se inspiran en la mitología, siendo una alegoría de las columnas de Hércules que aparecen en la bandera de Andalucía'. Contarán con 20 plantas destinadas a oficinas y 200 plazas de aparcamiento. Las compañías estiman que las obras estarán terminadas a finales del próximo año.

La próxima sede de la eléctrica Iberdrola se convertirá en el edificio más alto de Euskadi, y el séptimo de España. Iberdrola y Promotora Vizcaína son los socios al 50% de este proyecto, diseñado por el argentino César Pelli, al que ya han aportado un capital de 150 millones de euros.

Los edificios de gran altura están modificando radicalmente el perfil de Bilbao, en buena parte de la mano de los hermanos Iráulis. Andrés está al frente de Promotora Vizcaína y su hermano Antón inauguró hace poco más de un mes el complejo Isozaki Atea, que incluye dos rascacielos de menor altura que la Torre Iberdrola. Urvasco, el grupo de Antón Iráculis, promoverá un edificio de viviendas de alto standing, junto al Puente de Deusto, y otro en una manzana ocupada por la antigua gasolinera del RAG. Por su parte, Andrés contraatacará con una promoción de pisos en la actual sede de Iberdrola en la capital vizcaína.

Otros proyectos de altura

Caixa Galicia tiene ya el permiso del Ayuntamiento de A Coruña para edificar un rascacielos que albergue su próxima sede. Un portavoz de la entidad financiera señala que sólo queda presentar el proyecto. En Valencia la Generalitat cuenta con un proyecto de torres retorcidas obra del arquitecto Santiago Calatrava. Mención aparte merece el rascacielos que supuestamente construirá en Nueva York el presidente de la inmobiliaria valenciana Astroc, Enrique Bañuelos. Aunque a través de Astroc USA se han dado algunas pinceladas del proyecto, fuentes cercanas a Bañuelos recordaron ayer que de momento únicamente se trata de 'una idea'.