Bebidas

Las ventas de cava crecen en España, pero caen en el exterior

Cambio de signo en España para los productores de cava. Los elaboradores de vino espumoso han dado por superado el boicot tras aumentar las ventas un 8,3% en el mercado interior, beneficiado también por el crecimiento de las bodegas ubicadas fuera de Cataluña. La caída de un 18% en Alemania hizo que las exportaciones bajaran un 4%.

El presidente del Consejo Regulador del Cava, Gustavo García Guillamet, no pudo mostrarse más optimista tras anunciar que las ventas del conjunto de elaboradores de cava en España crecieron un 8,3% en 2006, según los datos hechos públicos ayer por la asociación. Por primera vez, el consumo en el mercado interior superó la cifra de los 100 millones de botellas, lo que a juicio de Guillamet supone 'dejar atrás una situación en la que el mercado estaba distorsionado y que se prolongó entre finales de 2004 y 2005'. Sólo un año antes, el consumo interior había experimentado un caída superior al 6%, a la que los productores de cava catalanes habían intentando hacer frente incrementando el ritmo de las exportaciones.

Durante 2006 se produjo un cambio de tendencia, en el que el consumo de cava en España se ha visto beneficiado por el crecimiento que han experimentado las bodegas ubicadas fuera de Cataluña. 'La recuperación del mercado interior se debe a un consolidación de bodegas de cava erradicadas fuera de Cataluña, que han crecido por encima del 53% aunque sobre bases pequeñas', apuntó Guillamet. Por su lado, las bodegas catalanas crecieron un 7,7% en España.

La buena marcha en España se vio ensombrecida por el descenso de las exportaciones a su principal destino en el exterior, Alemania. La caída registrada, de un 18,5%, hizo que el consumo de vino espumo en el exterior cayera un 4%. Aún así, Alemania continúa situándose como primer destino de los cavas catalanes, con 45 millones de botellas vendidas, seguido de Reino Unido y Estados Unidos, con 31 millones y 13 millones de unidades. La caída en Alemania tiene su origen por el proceso de venta en el que está inmerso el grupo Eckes, principal distribuidor de vinos en el mercado alemán. En total, las ventas de cava se situaron en 224 millones de botellas, un 1,1% más.

Freixenet negocia tomar su distribuidora alemana

La situación de impasse en la que se encuentra el grupo Eckes, en proceso de venta, ha llevado a Freixenet a plantearse hacerse con el control de la distribuidora participada por ambos en Alemania, Eckes Stock, según explicó ayer el presidente de Freixenet, José Luis Bonet, durante la presentación de los resultados del Consejo Regulador del Cava. Esta compañía 'ha dejado de comprar botellas con el objetivo de reducir sus stocks al mínimo', lo que se ha visto reflejado en la caída del 18% que ha experimentado la venta de cava en el mercado alemán. Eckes también distribuye en Alemania productos de otros elaboradores de cava. El presidente del Consejo Regulador del Cava señaló que la caída en Alemania es 'puntual' y se mostró convencido en superarla en una campaña o dos.