Créditos

La deuda hipotecaria crece ya al menor ritmo desde 2003

El endeudamiento de los hogares siguió creciendo a fuerte ritmo durante el mes de enero, con un alza del 19,3% respecto al mismo mes de 2006. Sin embargo, es el menor incremento de los últimos cuatro años, donde el crédito hipotecario estuvo creciendo a tasas cercanas al 25%.

La deuda hipotecaria de las familias mantuvo en enero la senda de desaceleración iniciada durante el año pasado y se situó en 574.135 millones de euros. Esta cifra representa un incremento interanual del 19,3%, el menor desde 2003, según los datos publicados ayer por el Banco de España.

En términos absolutos, el endeudamiento hipotecario de las familias sigue registrando marcas históricas, ya que en apenas tres años se ha duplicado. A finales de 2003, el saldo de los créditos hipotecarios solicitados por las familias españolas superaba ligeramente los 300.000 millones de euros, mientras que tres años después superaba los 568.000 millones de euros.

Al menor ritmo de crecimiento de la deuda hipotecaria de las familias se le ha unido, por una parte, la desaceleración de los precios de la vivienda iniciado a lo largo del pasado año, y por otra, el paulatino incremento de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo en 2006.

Así, el precio de la vivienda en España creció un 9,1% en 2006 y las previsiones del Gobierno apuntan a que los precios se seguirán moderando hasta quedar por encima de la subida del coste de la vida, tras sufrir fuertes alzas del 17% en 2003 y 2004. Por su parte, los tipos de interés han encadenado siete subidas consecutivas desde diciembre de 2005 y se han situado en el 3,75%. Una sucesión de alzas que ha impulsado el crecimiento del euribor, el índice de referencia más utilizado por los españoles para la revisión de sus hipotecas. El Banco de España confirmó ayer que el euribor se situó en el 4,094% en el mes de febrero. Un nivel que no se veía desde agosto de 2001 tras diecisiete subidas mensuales consecutivas.

Créditos al consumo

El fuerte ritmo de endeudamiento hipotecario también está muy relacionado con el hecho de que cada vez son más los particulares que utilizan los créditos hipotecarios como una vía alternativa para usos distintos que el de adquirir una casa. Del total del dinero concedido a las familias a septiembre de 2006, (707.564 millones de euros), el 70% se destinaba para la compra de vivienda, mientras que el resto (212.285 millones) se destinaban a otros destinos. El Banco de España distingue en este último apartado entre los créditos para actividades productivas (40.592 millones de euros) y el crédito al consumo (172.234 millones). De esta última cifra, el 20,3% se concedió con garantía hipotecaria.

Precisamente, esta tendencia se ve muy bien reflejada en la evolución de la financiación a los hogares. Mientras que el crédito hipotecario ha desacelerado su crecimiento en los tres últimos años, el crédito al consumo ha seguido la tendencia inversa y ha pasado de crecimientos del 12,5% en 2004 y 2005 a acumular alzas del 17,7% en enero de 2007.

Endeudamiento frente a revalorización de casas

El Banco de España sigue lanzando mensajes de cautela. La entidad advierte que el endeudamiento de las familias ha estado creciendo de forma sistemática 'muy por encima' de su renta bruta disponible, por lo que la relación entre ambas variables ha pasado desde el 45% en 1995 hasta rebasar el 120% en 2006.

No obstante, reconoce que mientras el endeudamiento de las familias casi se ha triplicado, la carga financiera ha crecido menos del 50% como consecuencia de la bajada de los tipos de interés en los últimos años y el encarecimiento de la vivienda.

Así, la riqueza neta de las familias excede el 800% de su renta bruta disponible, lo que supone, según la entidad, un síntoma de que al crecimiento del endeudamiento le ha seguido también una fuerte revalorización de las casas.