Inmobiliaria

El grupo Villar Mir finaliza la construcción del esqueleto del rascacielos Torre Espacio

La inmobiliaria Espacio, del grupo Villar Mir, celebra hoy la terminación de las obras de la estructura del rascacielos que construye en Madrid. La compañía pagó al Real Madrid 188 millones en 2001 por los terrenos.

A última hora de la tarde de hoy está previsto que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, presida la colocación de la bandera en Torre Espacio, el rascacielos que la inmobiliaria del Grupo Villar Mir construye sobre los antiguos terrenos de la Ciudad Deportiva del Real Madrid. El acto será coronado con un castillo de fuegos artificiales para celebrar la edificación del que será uno de las torres más altas construidas en España.

La inmobiliaria del presidente del grupo OHL ha iniciado ya el proceso de alquiler de parte del edificio, ya que cerca de un 30% de la superficie del rascacielos será ocupado por empleados del grupo español.

La compañía propietaria del proyecto, Torre Espacio Castellana, perteneciente a la inmobiliaria Espacio (a su vez propiedad de Grupo Villar Mir), pagó en 2001 al Real Madrid 188 millones de euros por los terrenos donde se levanta el rascacielos, según las cuentas de la empresa presentadas el pasado año y correspondientes al año 2005 (las últimas presentadas).

La compañía, según las mismas cuentas, prevé invertir en la edificación de Torre Espacio 370 millones de euros incluyendo intereses. Además, el grupo Villar Mir ha garantizado la aportación de fondos adicionales por importe de 29 millones de euros 'bajo determinadas condiciones para hacer frente a parte de las obras de construcción', indica el informe de las cuentas de la empresa, auditadas por Deloitte. OHL, controlada por Villar Mir, construye parte del edificio por aproximadamente 53 millones de euros, según firmaron el 22 de marzo de 2004 las empresas.

Los datos registrados de Torre Espacio contabilizan en 56.250 metros la superficie que ocupa el inmueble, que cuenta con 52 plantas y 1.180 plazas de aparcamiento.

La torre de la inmobiliaria Espacio tendrá como vecinos a otros tres rascacielos que han modificado el perfil de la ciudad de Madrid. Junto a ella se levantan la torre de Repsol, que previsiblemente será puesta a la venta por la compañía petrolera. Sobre el proceso de venta del rascacielos de Repsol ya han manifestado públicamente su interés en participar Luis Portillo, presidente de Colonial, y Luis Del Rivero, presidente del grupo Sacyr. Precisamente la inmobiliaria Testa, filial del grupo constructor de Del Rivero, edifica otro de los rascacielos que se levantan sobre los antiguos terrenos del Real Madrid. El otro rascacielos que actualmente se está construyendo es Torre de Cristal, de Mutua Madrileña.

Torre Espacio Castellana ha levantado el gigantesco edificio según los tiempos previstos, a pesar de que a finales del pasado año sufrió un aparatoso incendio. El suceso, que afectó al piso 42 de la Torre Espacio en la madrugada del día 12 de septiembre del pasado año, causó daños por un valor cercano a los 3,5 millones de euros. Según informó entonces la compañía, las aseguradoras Banco Vitalicio y XL se harían cargo del importe de los desperfectos.

Un préstamo condicionado a que termine la obra en 2007

El único accionista de Torre Espacio Castellana es Grupo Villar Mir. La totalidad de las acciones que constituyen su capital han sido pignoradas a favor de Hypo Real Estate Bank International, según las cuentas presentadas, 'al constituirse sobre las mismas un derecho real de prenda como garantía de los préstamos suscritos con dicha entidad'. La empresa española suscribió dos pólizas de crédito para financiar la construcción del edificio con esta entidad, por valor de 140 y 12 millones de euros respectivamente. El informe de auditoría indica que entre las obligaciones asumidas por la sociedad 'se encuentran la terminación y puesta en funcionamiento del edificio antes del 31 de diciembre de 2007 y el otorgamiento de hipoteca sobre el terreno y el edificio a favor de Hypo Real Estate Bank International en caso de no amortización del principal a la fecha de vencimiento'. A su vez, la entidad se ha comprometido a otorgar un préstamo a la sociedad una vez finalizada la obra por importe máximo de 280 millones de euros.