Mercados

Las Bolsas europeas rebotan con el apoyo de Wall Street

Tocaba subir después de tres sesiones con recortes. Las Bolsas europeas cerraron con ganancias superiores o cercanas al 2%. La templanza de Wall Street y las operaciones corporativas alimentaron las compras. El Ibex destacó sobre el resto con un ascenso del 2,48%.

La mejora de los mercados estadounidenses en la víspera hacía pensar que Europa tendría una jornada de ganancias. Y así fue. Hubo rebote en todas las Bolsas desde el inicio de la sesión, pero se hizo más consistente con la prolongación de las subidas de Wall Street en la apertura de ayer.

El Ibex tiró con fuerza. Ganó el 2,48%, la mayor subida en seis meses, y con un volumen de negocio considerable: 9.212,05 millones de euros. Con un avance de 338 puntos, el índice vuelve a colocarse a un paso del 14.000.

La recuperación sirve también para paliar las pérdidas acumuladas en las tres sesiones anteriores (4,59%) y las del año, que se han reducido al 1,46%.

Los movimientos corporativos contribuyeron a la mejora

Las compras que entraron ayer en la Bolsa española beneficiaron a todas las compañías del Ibex. Cerraron con ganancia, siendo la de Altadis la más alta (16,74%). Ayer se confirmó que la tabacalera ha recibido una oferta de compra por parte de Imperial Tobacco por importe global de 11.525 millones de euros, a 45 euros por acción. El precio supone una prima del 17,22% con respecto al día anterior al anuncio.

El apoyo del Ibex vino por la gran banca. Santander y BBVA, duramente castigados en la sesión del miércoles, subieron el 2,65% y 1,90%.

En general, fue un día favorable para el sector financiero, que en las últimas sesiones ha sufrido una importante corrección a la bajada debido a la crisis hipotecaria en Estados Unidos. El grupo sumó en el Euro Stoxx un 1,76%.

Bear Stearns contribuyó a una mejora del sentimiento en el mercado al confirmar que los impagos en el área de hipotecas de alto riesgo no suponen un peligro para otras líneas de negocio. Se une así a las declaraciones que hizo Lehman Brothers esta semana bajo los mismos términos. El banco presentó además unos buenos resultados.

Con la amenaza ya algo atenuada, los inversores se pusieron a buscar oportunidades. Las compras se repartieron entre todos, pero el de materias primas capitaneó el ascenso (4,33%).

La subida bursátil fue muy similar en Europa. El Dax, el Cac y el Footsie mejoraron el 2,14%, 1,77% y 2,21%. El Euro Stoxx 50, un 2,03%.

Estados Unidos flaqueó al cierre. Un 0,37% ganó el S&P, y un 0,22% y 0,29% el Dow Jones y el Nasdaq. Algunas entidades muy penalizas en la semana como New Century y Accredited Home Lenders subieron el 82% y 58%.

Hubo mucho movimiento a nivel mundial en operaciones corporativas. Además de la oferta de Altadis, se conocieron otras como la de Citigroup por Nikko Cordial, la de Cisco por WebFex, la de Intercontinental Exchange sobre la gestora de los futuros Chicago Board of Trade y la de Blackstone y General Electric por PHH.

Las buenas y malas noticias han generado un clima de alta volatilidad en los mercados, que los analistas no dudan que se prolongue en los próximos días. Hoy puede ser un buen ejemplo con el vencimiento de futuros.

Los bancos europeos, a salvo

'Todos las miradas están puestas en las financieras'. Con esta frase resumía ayer un gestor a Bloomberg el momento actual que viven los mercados.

Las opiniones han sido masivas desde que New Century y Accredited Home Lenders reconocieran que tenían problemas de impagos. Merrill Lynch emitió ayer un informe firmado por David Rosenberg, economista jefe, recogido por Bloomberg, en el que comentaba que el precio de la vivienda en EE UU podría bajar este año un 10% si se diera finalmente una crisis de crédito, y provocar una recesión económica si la Reserva Federal no respondiera bajando los tipos.

Sin embargo, Merrill Lynch no espera que la situación por la que atraviesa el sector estadounidense termine por afectar a los bancos europeos, excepto a HSBC. Los analistas calculan que los bancos regionales podrían contabilizar un impacto 'que debería ser igual o inferior al 1% de sus beneficios'. El contagio al resto del negocio de créditos 'sería muy modesto'.

Credit Suisse se muestra más optimista y cree que las acciones resistirán porque el crecimiento de los beneficios y la fortaleza del empleo serán suficientes para sostener la economía. Los analistas creen que un descenso en la petición de hipotecas de alto riesgo podría causar una caída de la construcción de nuevas viviendas en un 45% desde el pico más alto de los últimos 12 meses. Esto podría reducir un 1,5% el PIB.