'Telecos'

Jazztel se asegura financiación para el móvil virtual y adquisiciones

Asegura que tiene sus necesidades de fondos cubiertas para un año, pero sólo para cuestiones operativas. Y Jazztel quiere más. Por eso se ha asegurado 120 millones de financiación adicional con Société Générale que le servirán para lanzarse al móvil virtual y para pagar adquisiciones, como la de Ya.com.

Nuevas ampliaciones de capital en el horizonte. Fueron tres las colocaciones de acciones en 2006 y otra más recién cerrada. Con eso, Jazztel asegura que cuenta con fondos para financiar su actividad operativa durante 12 meses. Y, sin embargo, acaba de asegurarse nueva financiación con Société Générale, según anunció ayer a la CNMV. Es un máximo de 120 millones de euros que se conseguirán mediante ampliaciones parciales, igual que ha venido haciendo en los últimos años.

La diferencia es que esta vez las emisiones no tendrán como destino la financiación del plan de negocio, sino de nuevas iniciativas. Según fuentes conocedoras de la situación, una de ellas es el lanzamiento de Jazztel como móvil virtual, cuando llegue al acuerdo con Telefónica para usar su red. Otra opción es la compra de empresas.

En estos momentos, Jazztel está valorando presentar una oferta por Ya.com, filial de Deutsche Telekom, y el acuerdo con Société Générale le serviría para garantizar la financiación inicial que debe asegurar toda propuesta preliminar como requisito imprescindible para pasar el primer filtro y llegar a la segunda fase de la puja.

En cualquier caso, los 120 millones de que va a disponer Jazztel serían insuficientes para pagar la totalidad de Ya.com, así que tendría que complementarlo con préstamos o más ampliaciones.

Las mismas fuentes tampoco descartan que Jazztel busque otras compañías para comprar en caso de que no logre hacerse con Ya.com, algo bastante probable. Primero, porque el candidato favorito y con más posibilidades de éxito es Vodafone. Segundo, porque Jazztel sólo quiere la cartera de clientes de Ya.com y, en principio, está descartada la venta por partes de la empresa.

Ejecutivos comprometidos

Y para esta nueva fase de la operadora, Jazztel se ha encargado de asegurar la fidelidad de sus ejecutivos, empezando por el consejero delegado. José Miguel García es el principal beneficiario del plan que repartirá en forma de títulos el equivalente al 1% de la subida de la acción entre julio de 2006 y el mismo mes de 2010 medida en capitalización bursátil. Es decir, el incremento de valor en Bolsa se dividirá por el precio de cotización y, de ese total, se repartirá entre los beneficiarios el 1%. El consejero delegado se quedará con la mitad de la remuneración y un grupo reducido de ejecutivos se repartiría el resto. La condición es que Jazztel esté en beneficios a vencimiento del plan. Para García también se ha establecido un blindaje en caso de salida de la firma.

Ello, además de los planes de stock options que están en marcha en la compañía -los consejeros tienen 1,88 millones de opciones y en 2006 ejecutaron premios por valor de 585.050 euros- y de la parte de la retribución de los ejecutivos que está ligada a objetivos, la paga variable.

Según la documentación remitida ayer a la CNMV, la paga variable del año pasado -que se cobra éste- no se va a reducir por el incumplimiento de los objetivos financieros, sino que pasa a estar referenciada al plan de reducción de costes implantado a finales de 2006.

Por lo que se refiere al salario del consejo el año pasado, tampoco los incumplimientos afectaron en demasía. Los consejeros ejecutivos cobraron un 46,8% más, hasta 846.336 euros entre cuatro, aunque la remuneración quedaría casi igual que la de 2005 si se descuenta la indemnización por salida de la empresa que cobró Rafael Conejos y la entrada del nuevo consejero delegado.

Demandas en curso pese al pacto con Telefónica

Varios años de relaciones turbulentas entre Telefónica y Jazztel no han podido pararse del todo ni con el acuerdo extrajudicial firmado hace tres semanas entre ambas. En las cuentas anuales de Jazztel constan varios litigios que se han cerrado, pero otros siguen su curso ante la imposibilidad de ponerles freno.

Uno de ellos es el que la filial de Telefónica que gestiona las cabinas interpuso contra Jazztel y en el que reclamaba algo más de dos millones de euros por llamadas realizadas entre 1999 y 2004 a números gratuitos de Jazztel. La demanda se planteó a finales de 2005 y el juicio se celebró el pasado 3 de octubre. Fue, por tanto, antes del acuerdo. La sentencia todavía se espera y poco se puede hacer contra ella, más que aceptarla gane quien gane y renunciar al recurso.