Propiedad Intelectual

Internet obliga a buscar nuevas vías en la defensa de los derechos de autor

¿Cómo se pueden defender los derechos de autor en Internet? Esta fue la pregunta que planeó sobre la clausura del viernes del I Foro Iberoamericano de la Propiedad Intelectual celebrado en Madrid. Pero ninguno de los participantes pudo dar una respuesta unívoca.

Juan Luis Cebrián, consejero delegado de Prisa -grupo editor de Cinco Días- recomendó cambiar el punto de vista: 'Internet supone un cambio cultural y de civilización tan grande que no lo podemos entender', explicó. Para Cebrián no se puede responder a los retos que plantea la red con criterios del mundo analógico. 'Quién dicta las normas en internet no son los juristas, sino el software', sentenció Cebrián en el debate moderado por el presidente de Unedisa, Antonio Fernández Galiano.

Sea como sea, Carlos Moreira, presidente de WIS@Key, empresa suiza de seguridad electrónica, aseguró que internet es el 'peor enemigo' para los derechos de autor. Eduardo Bautista, presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), comparó la situación actual en la red con el origen de los automóviles, cuando no había ni carnets, ni códigos de circulación. Internet, según Bautista, está en esa etapa inicial que carece y precisa de normas.

En la segunda mesa redonda se defendió con fervor que quién debe velar por los derechos de autor en el futuro son los mismos que lo han hecho hasta ahora: las asociaciones de autores. Esta idea unió a Antonio Hidalgo, director de los servicios jurídicos de SGAE y los directores de las sociedades homólogas argentina y chilena.

'Nosotros somos el autor', dijo, contundente, Guillermo Ocampo, director general de la sociedad argentina. Según él, sólo la gestión colectiva es capaz de defender la propiedad intelectual. Ocampo argumentó que si antes, un artista individual no podía defender el derecho a la propiedad, ahora, con internet, mucho menos.

Las palabras de Ocampo las hizo suyas el representante español, que defendió el papel vital de la SGAE en la cultura, aunque reconoció que no siempre logran transmitir la labor que realizan. El secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, cerró el foro y dijo que la defensa de la propiedad intelectual está dentro de la agenda aunque reconoció que 'falta darle contenido'.