Mercados

El Ibex rebota un 2,02% en su mejor sesión desde septiembre

Llegó el día de la recuperación. En su tercera jornada alcista consecutiva, el Ibex cerró la sesión con una subida del 2,02%. Es la mejor jornada del índice desde el 27 de septiembre de 2006, cuando el selectivo ganó un 2,64% e hizo máximo histórico. Esta vez no ha sido para tanto, el Ibex concluyó en 14.194 puntos; vuelve a beneficios en el año (un 0,34%), pero aún está a un 5,1% del máximo histórico, los 14.915,8 puntos del 19 de febrero.

De la misma manera que el martes 27 de febrero no hubo demasiados argumentos para justificar una caída del 3,01% en la Bolsa española (el ajuste del 8,8% en Shanghai estaba fundamentado en meros rumores y tuvo lugar en un índice que había subido casi un 100% en cinco meses), ayer las razones para explicar el ascenso del 2,02% en el Ibex fueron básicamente técnicas. Todos las grandes plazas financieras se han movido de forma prácticamente simultánea. Tras cinco sesiones consecutivas de pérdidas, los inversores regresaron al mercado, primero tímidamente y, por fin, el jueves con un avance más decidido. El Ibex fue el mejor índice de Europa, pero no el único en lograr una sustancial revalorización. El Euro Stoxx subió un 1,51%, mientras que el Dax ganó un 1,44%; el Cac de París, un 1,27% y el Footsie de Londres, un 1,16%.

El pulso de la Bolsa fue muy optimista desde el comienzo de la sesión y la apertura claramente alcista de Wall Street terminó de apuntalar las ganancias que se habían ido acumulando a lo largo de la jornada. Al final, el sesgo positivo de EE UU fue algo más moderado que en Europa, ya que el S&P concluyó con un avance del 0,71%, mientras que el Nasdaq registró una apreciación del 0,55% y el Dow Jones, del 0,56%.

Eso sí, un dato significativo es el hecho de que el volumen de negociación del mercado español no ha superado en ninguno de los días alcistas a los volúmenes registrados durante los cinco días de pérdidas. La negociación neta del mercado continuo (excluidos los bloques y operaciones especiales) se situó ayer en 4.921 millones, más de 1.000 millones por debajo de los peores números alcanzados durante los días de números rojos. Esto indica que los inversores no están entrando en el mercado con toda la convicción que cabría esperar.

El volumen del mercado volvió a estar por debajo de las cifras registradas en las caídas

'Hoy por hoy, no hay que correr detrás de la Bolsa', aconseja Luis Benguerel, de Interbrokers. 'Lo lógico será que el Ibex pase un mes fluctuando entre rangos de 13.500 a 14.500 puntos, con dudas permanentes. Eso no excluye que el sesgo siga siendo positivo y que este año sea perfectamente posible para la Bolsa española alcanzar niveles de 16.000 a 17.000 puntos', completa este especialista.

En la jornada destacó la subida de Sacyr Vallehermoso, un 6,19%. Aunque los valores que más aportaron al Ibex fueron los pesos pesados: Telefónica, Santander y BBVA. Fuera del selectivo hubo revalorizaciones jugosas como la de Europac (7,3%), CIE Automotive (7,28%) o Banco Valencia (6,08%). La sesión, en cualquier caso, fue mucho más uniforme que la del referente del 27 de septiembre, marcada por la compra del 10% de Iberdrola por ACS y la mejora de la oferta de Eon sobre Endesa. Aquel día, Iberdrola subió un 14,46%, ACS mejoró un 7,69% y Endesa, un 4,03%.

'Es interesante observar como en coyunturas similares anteriores, como la caída que se dio entre mayo y junio del año pasado, la volatilidad implícita que registraba el mercado de futuros y opciones indicada mucho más riesgo y más nerviosismo que ahora, a pesar de que los descensos de la semana pasada fueron mucho mayores en rapidez y en amplitud', subraya Alejandro Babío, de Fineco. 'Recuerda a lo que sucedió con el terrorismo. El impacto del 11 de septiembre fue muy profundo, mientras que los atentados de Londres fueron prácticamente una mañana de caídas. Esta claro que la aversión al riesgo es cada vez menor', explica Babío.

El Ibex ha vuelto otra vez a registrar ganancias en el año, un 0,34%, y las plusvalías del índice siguen siendo muy importantes en plazos de seis meses (17,48%) y doce meses (22,05%). Todo esto, viene a indicar que el telón de fondo de la Bolsa sigue siendo muy positivo, dado que no se ha producido además ningún acontecimiento macroeconómico o de resultados empresariales que sea significativamente negativo. Pero la volatilidad ha regresado con fuerza al mercado y no son descartables nuevas correcciones de gran alcance.

Los expertos valoran la recuperación

Luis Benguerel. Interbrokers.

'Nadie ha dicho que la fase correctiva se haya acabado. La situación actual es de rebotes técnicos y de pura volatilidad. Con grandes casas de inversión moviendo al mercado a su antojo. La recomendación es que si un inversor está en liquidez ahora, debe mantenerse en liquidez. Si se está en Bolsa, hay que provocar liquidez en cuanto el Ibex llegue a rangos de 14.300 a 14.400 puntos'.

Martí Pachamé. GVC Valores.

'Los riesgos bajistas se han reducido, pero hay que pasar todavía algún susto más. Para comprar con seguridad sería necesario que hubiera una nueva caída que produjese infravaloraciones en determinados activos. Estas oscilaciones al alza y a la baja no son normales y preferiría que el Ibex cayese a cotas de entre 13.500 y 13.700 puntos antes de recuperar la trayectoria alcista'.

Alejandro Babío. Fineco.

'No es el momento para decir que todo ha pasado. Es cierto que la tendencia que se observa de los últimos años es que los sustos pasan cada vez más rápido y las correcciones son cada vez más técnicas. Pero en lado macro, algo tiene que haber observado Alan Greenspan para dar un aviso sobre posibilidad de recesión. Sería sano que los mercados pasasen por una fase de consolidación'.

Xavier Cebrián. Gaesco.

'Nuestro análisis de valoración por fundamentales nos indica que el Ibex debería estar ahora en 14.700 puntos ayer cerró en 14.194 y que debería cerrar 2007 en 15.300 puntos. Sin embargo, somos más optimista para Europa que para la Bolsa española. De hecho, en el Ibex 35 sólo tenemos a Santander, Telefónica y BBVA con recomendación de compra, el resto de valores están algo caros'.

El yen y Wall Street caminan de la mano

Los movimientos especulativos entorno a la moneda japonesa, el yen, que también tuvieron su papel en la fuerte corrección sufrida por los mercados asiáticos la semana pasada, han vuelto a marcar la pauta en Wall Street. El movimiento del yen y del índice S&P 500, el más representativo de la Bolsa estadounidense, ha sido prácticamente inverso en las últimas tres sesiones. La razón es que cuando los operadores de divisas salen de una moneda, el dinero viaja de inmediato a activos más atractivos.

El yen perdió un 1,22% el pasado martes, el primer día alcista para la Bolsa tras una semana de números rojos y el S&P 500 consiguió ganar un 1,55%. A la jornada siguiente, la divisa nipona recuperó logró un mínimo avance del 0,47%; en consecuencia, el S&P 500 regresó a la senda de las pérdidas y cedió el miércoles un 0,25%. De nuevo, ayer el yen retrocedió un 1,94%, las ganancias cundieron rápidamente en todos los mercados de renta variable y el S&P 500 logró un avance del 0,71%. Entre tanto, el euro no ha hecho gran cosa y se mantiene en 1,314 dólares por unidad.

El hecho es que en estas oscilaciones no sólo entran en juego factores como las perspectivas económicas, sino también elementos de estrategia inversora como el carry trade. 'Es una estrategia que consiste en vender una moneda que ofrece bajos tipos de interés y comprar otra con altos tipos, los inversores tratan así de capturar las diferencias entre los dos tipos de interés', explica Enrico Bolzani, de Banque Syz. El problema es cuando la moneda que se vende empieza a apreciarse y los inversores tienen que cerrar posiciones rápidamente para no perder dinero, entonces llegan los desequilibrios.