Acuerdo

Santana logra una última prórroga de la licencia de Suzuki hasta septiembre de 2009

Santana Motor firmó ayer la última prórroga del acuerdo que mantiene con la multinacional japonesa Suzuki, un convenio que expiraba en 2008 y que le permitirá ahora a la firma de Linares (Jaén) continuar fabricando el todoterreno Jimny hasta septiembre de 2009. Además, Suzuki cederá después de esta fecha la plataforma de este modelo para que pueda mantenerse la producción con marca de Santana, al igual que ocurre con el Vitara desde el pasado año.

Adicionalmente, Suzuki ha firmado un contrato de suministro que garantiza a Santana los componentes necesarios para la fabricación del Jimny sin alteración del precio hasta 2012. La multinacional también se compromete a maximizar las ventas de este modelo y a autorizar un incremento de precios del 3% para 2007 y del 50% del IPC para los siguientes años hasta el final de la licencia.

El convenio, suscrito por el consejero de Innovación, Francisco Vallejo, y el primer ejecutivo de Suzuki Motor, Toshihiro Suzuki, durante su primer visita a España, garantiza la actividad automovilística de Santana hasta que se consolide el plan de diversificación puesto en marcha por la compañía. Gracias a este política, la empresa fabricará aerogeneradores de la mano de Gamesa, trenes ligeros en alianza con CAF y vehículos especiales a través de un acuerdo con Iturri. La fabricación de automóviles se reforzará además por la comercialización del nuevo todoterreno del modelo Anibal de la multinacional italiana FIAT Iveco.

El presidente de Santana, José Manuel Muriel, aseguró que la firma mantiene sus previsiones de abandonar los números rojos en 2008 gracias a la diversificación y a la renovación de la colaboración con Suzuki. Muriel anunció que las cuentas de Santana de 2006 se conocerán a partir del 15 de marzo, cuando sean aprobadas en consejo de administración, aunque avanzó que las pérdidas se han reducido a pesar de la caída registrada en las ventas por el cambio de la legislación ambiental y el retraso en la salida del nuevo Anibal de Iveco.

La dirección de Santana espera mantener unas ventas anuales de 4.000 ó 5.000 vehículos Jimny, en la tónica de los últimos años.