Energía

España y Portugal avanzan en la consolidación del mercado ibérico de la electricidad

El mercado conjunto de electricidad de la Península Ibérica ya está más cerca. El ministro de Industria, Joan Clos, y su homólogo luso, Manuel Pinho, han firmado hoy dos acuerdos por los que entra en funcionamiento el Operador del Mercado Ibérico (OMI) de la electricidad y la gestión coordinada de las reservas estratégicas de energía de España y Portugal, incluidos los hidrocarburos. Estos convenios completan el proyecto para la creación definitiva del Mercado Ibérico de la Electricidad (MIBEL) cuyos primeros acuerdos políticos se suscribieron hace cuatro años y que ha experimentado diversos retrasos.

Clos calificó los acuerdos "como un paso relevante e imprescindible y con muy pocos antecedentes" en Europa en materia de cooperación energética entre dos países y destacó que muestra los esfuerzos de España y Portugal por avanzar en la liberalización del sector.

Los convenios suscritos contemplan también el cruce de participaciones, que ya está en proceso, entre las empresas propietarias de las líneas de transporte eléctrico, Red Eléctrica de España (REE) y la Redes Energéticas Nacionales (REN) portuguesa.

Establecen además un plan de armonización de la reglamentación que establece las garantías de potencia, interrupciones del suministro y la operación de las bolsas de la electricidad que ahora, el Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIP) luso y el Operador del Mercado Español de Electricidad (OMEL).

El ministro español consideró "cruciales" los acuerdos con Portugal y los enmarcó en los esfuerzos de ambos países por dotarse de un sector energético "competitivo y eficiente" que de servicios de mayor calidad y más baratos y ayude a las economías a seguir creciendo.

Las inversiones necesarias

Clos explicó que Lisboa y Madrid se han comprometido a realizar las inversiones y medidas técnicas necesarias para que la capacidad de interconexión entre las dos redes, que ya es de 1.500 megavatios, se duplique en un plazo aproximado de cinco años.

Portugal pasará así a tener una capacidad de interconexión con España equivalente al 30% de su consumo mientras que España es esfuerza por superar con Francia el 3% que tiene actualmente, subrayó Clos para destacar el alcance del acuerdo.

En cuanto al convenio sobre las reservas energéticas petrolíferas, el ministro explicó que España y Portugal se reconocen mutuamente las que tienen en cada país las empresas operadoras para cumplir las normativas de los gobiernos y se comprometen a facilitar su disposición en caso de necesidad.