Normativa

Los auditores reclaman reformas para su profesión

Los auditores españoles continúan reclamando que se lleven a cabo reformas que consideran fundamentales para dar mayor seguridad al desempeño de su profesión, como la clarificación de los límites de independencia, los de responsabilidad, el régimen sancionador y el de supervisión y control de calidad.

Las normas de independencia que afectan a los auditores deberían ser rigurosas y claras, y no lo son', afirman fuentes del Instituto de censores jurados de cuentas, la corporación mayoritaria del sector al que también representan los auditores del registro de economistas y los mercantiles. Estos profesionales aseguran que se trata de añadir seguridad jurídica a su actuación profesional.

Los censores jurados de cuentas consideran además que no debería esperarse más tiempo y sería conveniente que se aprovechase la reforma de contable actualmente en marcha para abordar el de la independencia y otras cuestiones que afectan al quehacer diario de la profesión, como el régimen sancionador 'que califica cualquier infracción, por mínima que sea, como muy grave'.

Los auditores recuerdan que el propio ICAC ha reconocido públicamente que el régimen sancionador que se recogió en la Ley Financiera 'al calor de la respuesta de un escándalo contable', según aseguran los censores es excesivo. Las multas oscilan entre el 10% y el 20% de los honorarios de auditoría de una firma, dependiendo de su gravedad. Pero en ambos casos desde la profesión se considera desproporcionado ya que puede amenazar seriamente la supervivencia de una firma. Fuentes de los censores consideran que esperar hasta la transposición de la octava directiva para solucionar los problemas que les afectan es hablar de mucho tiempo.

Lo cierto es que el plazo para la transposición de la norma comunitaria sobre auditoría finaliza en junio de 2008, pero si se tiene en cuenta que a la legislatura le queda como máximo un año descontando periodos de vacaciones, la aprobación de la ley en plazo comienza a ser difícil. Es una de las razones por las que piden que las reformas pendientes que afectan a la profesión se aborden cuanto antes y en paralelo a la modificación del sistema contable.

Modelo supervisor

'El modelo de supervisión es otro de los temas preocupantes para la profesión', explican los censores de cuentas. Aseguran que la octava directiva habla de un modelo de supervisión independiente, 'y el español, en nuestra opinión, no cumple con lo que dice la directiva ni es el modelo eficaz que están adoptando otros países'.

Los profesionales preferirían un ICAC 'con vínculos lógicamente con la Administración, pero más rico en cuanto a personal'. Y en este sentido consideran que sería necesaria una mayor representación tanto de los profesionales de la auditoría como de las empresas o asociaciones profesionales, por ejemplo. 'Queremos abrir un debate sobre el modelo de supervisión de auditoría', concluyen.

La responsabilidad, a consulta

El próximo jueves 15 concluye el plazo abierto en enero por la Comisión Europea para recabar opiniones sobre las mejores opciones para limitar la responsabilidad de las auditoras. La CE propone cuatro opciones porque dice ser consciente que las situaciones en cada Estado miembro son diferentes y que probablemente no sea efectivo aplicar un solo método en toda la UE. La primera de las medidas es la de aplicar un límite financiero fijo en toda Europa, si bien la da prácticamente por descartada al estimar que 'es difícil de poner en marcha'. Plantea también que el límite se fije en virtud del tamaño de la empresa auditada, que se determinará en función de su capitalización; que el límite se calcule sobre la base de un múltiplo de los honorarios que los auditores hayan facturado al cliente; o, en cuarto lugar, que el techo se fije bajo el principio de responsabilidad proporcional de empresa y auditora, de acuerdo con el posible daño causado.