Telecomunicaciones

Alcatel-Lucent advierte a los sindicatos de las malas perspectivas del sector

Alcatel-Lucent ha advertido que las telecos se enfrentan a una grave crisis. La compañía ha entregado a los sindicatos un demoledor estudio justo antes de iniciar la negociación de ajuste de plantilla, que afectará a 12.500 empleados.

El informe presentado a los sindicatos franceses muestra unas perspectivas pesimistas sobre el futuro del sector, como consecuencia de la caída de los precios por la presión de la competencia, especialmente de los fabricantes chinos, y la saturación del negocio de la telefonía, informa Efe.

La dirección de Alcatel-Lucent advierte en este documento, revelado ayer por La Tribune, que 'las consecuencias de la explosión de la burbuja de internet y la desvalorización de las licencias UMTS no fueron nada comparadas con la amenaza creciente' por el agotamiento del modelo de negocio del sector.

En concreto, la compañía alerta por 'la caída brutal de los precios' y 'la saturación de las tasas de penetración de la telefonía fija y móvil en los países desarrollados', lo que redunda en unas 'perspectivas inciertas con márgenes en tensión'. Según el documento, los precios de las tecnologías maduras experimentan una fuerte erosión que no se compensa ni por nuevas oportunidades ni por una suficiente penetración de nuevos servicios multimedia o la televisión por internet, 'cuyo desarrollo sigue siendo lento', argumenta.

El informe ha sido entregado a los sindicatos franceses como paso previo a las negociaciones, que deben reanudarse el próximo día 16, sobre la aplicación del plan de ajuste de Alcatel-Lucent, que se traducirá en la supresión de unos 1.500 empleos en Francia y 12.500 en todo el mundo.

La dirección augura que en la actividad de convergencia (que agrupa los equipamientos y los programas que permiten establecer vínculos entre las redes de telecomunicaciones) los ingresos retrocederán tanto este año como el próximo. La causa es el declive de la telefonía clásica, que no llega a compensarse con el desarrollo de los servicios de voz por internet ni con las nuevas redes de convergencia. La empresa admite que en las actividades de nuevas redes (IMS) el crecimiento será 'fuerte' en 2007 y 2008, pero puntualiza que 'el nivel de márgenes es muy débil.

El documento ofrece también detalles sobre cómo se desglosarán las reducciones de efectivos en Francia. En convergencia desaparecerán 500 puestos de trabajo, la cuarta parte del total. En telefonía móvil, un 11% de las 2.250 personas que trabajan en esta actividad, y un 10% en la de telefonía fija, que emplea a 407 personas. La rama de servicios, que ocupa a 1.500 personas, sufrirá un recorte del 12%.

Apoyo español a la huelga

Una delegación de la Federación Minerometalúrgica de CC OO anunció ayer que asistirá a la movilización que tendrá lugar el 15 de marzo en París, en un recorrido que irá desde el edificio de la Bolsa parisina hasta la sede central de Alcatel.

El organismo español comparte el argumento de la Federación Europea de Metalúrgicos de que el plan de reestructuración de Alcatel-Lucent es una señal preocupante para el empleo cualificado de Europa.

Los sindicatos europeos apuntan que es vital para la multinacional reforzar su potencial de I+D con el fin de prepararse para el futuro y exigen a Alcatel-Lucent un esfuerzo en esa dirección.