Legislación

Luz verde del Senado a la Ley de Igualdad

El pleno del Senado dio ayer el visto bueno a la Ley de Igualdad y la remitió al Congreso para su aprobación definitiva, previsiblemente a final de mes. Las enmiendas introducidas por los grupos en la Cámara Alta incrementan el coste de esta ley de 400 a 490 millones de euros anuales.

Con su apoyo o sin su apoyo, pero con el dinero de la Seguridad Social, las mejoras en la ley de Igualdad saldrán adelante', dijo ayer airada la senadora socialista, María Antonia Martínez, a los representantes del PP en el Senado durante la discusión de esta norma en la Cámara Alta, a la que asistieron poco más de una treintena de senadores. Los representantes socialistas celebraron esta frase con un sonoro aplauso.

De hecho, será la Seguridad Social la que tendrá que afrontar la mayoría del gasto de las medidas de esta ley, que tras los cambios introducidos ayer en el pleno del Senado, tendrá un coste aproximado de 490 millones de euros anuales, frente a los 400 millones que había calculado el Ministerio de Trabajo cuando la norma salió del Congreso de los Diputados.

De hecho, la mayoría de los partidos forzaron ayer al PSOE en el Senado a aceptar dos cambios en esta ley que supondrán aumentar su coste de forma inmediata y en los próximos años.

En primer lugar, la Cámara Alta acordó ayer adelantar de 2015 a 2013 la ampliación del permiso de paternidad de 13 días a un mes. Así, cuando la ley entre en vigor en las próximas semanas, este permiso de paternidad será de 15 días (13 días del permiso creado por la ley de Igualdad, más los dos días ya existentes en el Estatuto de los Trabajadores). Si bien los sucesivos Gobiernos deberán ampliar este permiso a un mes en el plazo de seis años.

Los salarios y las cotizaciones de los padres que se acojan a este permiso los pagará la Seguridad Social durante los días que dure dicha excedencia.

Por este coste presupuestario y ante las quejas de las empresas -que aunque no costearán el permiso se han quejado de la futura ausencia del trabajador durante los días del permiso-, el PSOE se resistió hasta el último minuto en el Congreso para no ampliar a un mes el permiso de paternidad. Si bien, la mayoría de los grupos le obligaron a aceptar esta ampliación para poder sacar esta ley adelante. Ayer, pasó algo parecido en el Senado y los socialistas tuvieron que aceptar que esta ampliación se produzca dos años antes de lo previsto.

Otro de los cambios introducidos ayer en la Ley de Igualdad consiste en ampliar la baja de maternidad en caso de parto prematuro u hospitalización del niño, por todo el tiempo que el bebé esté hospitalizado, con un máximo de 13 semanas. Los socialistas también se resistieron, en un principio, a esta medida, 'no por no considerarla justa, sino por su coste para la Seguridad Social', según indicaban ayer fuentes de Trabajo. Según los cálculos del PSOE, financiar esta medida costará alrededor de 12,5 millones anuales.

Asimismo, los senadores introdujeron otra enmienda que extiende a los casos de adopción la supresión de la exigencia de haber cotizado 180 días para obtener la baja maternal en las menores de 21 años. Igualmente, si la madre adoptante tiene entre 21 y 26 años se le exigirá un periodo mínimo de cotización de 90 días en los siete años anteriores a la adopción o, 180 días en toda su vida laboral para acceder a dicha prestación.

Abstención del PP

El Gobierno tampoco pudo conseguir en esta ley el consenso de todos los grupos, ya que los senadores del PP se abstuvieron en la votación, a pesar de que el texto final que aprobará el Congreso de los Diputados y que entrará en vigor contiene 18 enmiendas de los populares.

Las senadoras del PP que defendieron esta ley argumentaron su abstención por considerar que en la norma 'aparece demasiadas veces la obligatoriedad y la imposición, cuando se ha demostrado que si los cambios se fomentan y no se obligan se consigue más'. Los populares rechazan dos medidas de esta norma: que se haya fijado un plazo de ocho años para implantar el 40% de mujeres en los Consejos de Administración de las empresas cotizadas ; y la paridad en las listas electorales (ninguna lista podrá tener menos del 40% ni más del 60% de un sólo género).

El 'techo de cristal' de las directivas

El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, defendió ayer 'emocionado' en el pleno del Senado la Ley de Igualdad. Entre las medidas que consideró más necesarias fue la de incentivar y fijar un plazo de ocho años para que los Consejos de Administración de las empresas cotizadas tengan un 40% de mujeres. 'A medida que vayan venciendo los mandatos de los hombres en los Consejos se irán incorporando las mujeres, porque ahora su presencia es sólo del 3,69% y esto demuestra que, sin incentivos, las directivas tienen un techo de cristal que no logran romper', dijo Caldera.