Propuesta

Merkel intenta evitar que las rencillas amarguen el 50 aniversario de la UE

La canciller alemana y presidenta de la UE durante este semestre, Angela Merkel, presentará esta noche al resto de líderes comunitarios sus ideas para la Declaración sobre el 50 aniversario del Tratado de Roma. Merkel, según fuentes diplomáticas, planteará el debate durante la cena del Consejo Europeo (que se celebra hoy y mañana en Bruselas), pero 'sin entrar en detalles sobre la redacción final, para no embarcarse en una trifulca inútil'.

La Declaración deberá ser suscrita por los 27 socios el próximo 25 de marzo, aniversario de la firma del Tratado que creó la Comunidad Económica Europea. La canciller alemana ya ha sondeado a sus homólogos sobre los puntos que quieren ver reflejados en un texto que, según la mayoría, debería centrarse en los retos del futuro y no en alabanzas hacia el pasado.

Las negociaciones preliminares, según fuentes del Consejo, 'han abierto debates mínimos sobre aspectos como la mención o no del euro entre los logros comunitarios'. Pero no parece que exista riesgo de que el debate se encone hasta el punto de complicar las celebraciones preparadas por la presidencia alemana en Berlín. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, ya ha indicado que 'ningún líder ha planteado objeciones a que se reconozca el euro como uno de los éxitos de la integración europea.

El punto más delicado para Merkel atañe a la posible referencia a la Constitución europea, un texto que ha sido ratificado por 18 países, entre ellos, Alemania y España. 'Si la canciller intenta prejuzgar un debate que debe resolverse en junio, entrará en un terreno de arenas movedizas', advierte un veterano diplomático.

Berlín tampoco parece tener especial interés en agravar la división interna de la UE con un tema que depende, en gran medida, del relevo de líderes previsto en Reino Unido y Francia. Hasta que se produzca, Merkel intentará evitar que ni Blair ni Chirac le amarguen los festejos previstos para Berlín.