Finanzas

La gran banca europea rebasó los 100.000 millones de beneficios

La gran banca europea ha cerrado un ejercicio sensacional. Los 15 mayores grupos bancarios del continente cosecharon en 2006 un beneficio conjunto superior a los 100.000 millones de euros, casi un 20% más que en 2005. El único borrón en las cuentas del sector fue el deterioro de las hipotecas en Estados Unidos (EE UU), que ha afectado a algunos bancos británicos.

Las grandes entidades financieras europeas pueden presumir de haber cerrado un ejercicio 2006 redondo. Los 15 bancos pertenecientes al club de los 50.000 millones de euros de capitalización bursátil consiguieron un beneficio conjunto de 100.094 millones.

La cifra, más allá de lo simbólico, supone un incremento del 19,5% respecto al ejercicio anterior. Este crecimiento, aunque supera las estimaciones de los analistas, es inferior al que los gigantes financieros obtuvieron en 2005, cuando su beneficio agregado creció un 27%.

La evolución bursátil del sector se ha movido en consonancia con las ganancias. Las revalorizaciones han estado entre 15% y el 30%, salvo en el caso del británico HSBC, cuyas acciones descendieron un 0,21% durante 2006.

14 de los 15 gigantes continentales aumentaron sus ganancias y su capitalización

La gran banca europea acumula ya cuatro años de resultados en positivo y deja muy atrás la crisis de 2001. La perspectivas para el ejercicio en curso, son buenas, aunque los expertos coinciden en que los ritmos de crecimiento continuarán moderándose.

Una de las peculiaridades del pasado ejercicio fue la ausencia de grandes operaciones de consolidación transfronteriza. Así como 2004 fue el año de la entrada de Santander en Reino Unido (con la compra de Abbey) y 2005 el de la fusión del italiano Unicredit con el alemán Hypovereinsbank, durante 2006 no se produjo ninguna gran operación.

A cambio, la mayoría de los gigantes continentales han buscado diversificar riesgos con compras en países emergentes. Una de las principales zonas de expansión ha sido Europa del Este, dónde se han comprometido más de 6.000 millones de euros en inversiones.

La única mancha en las formidables cuentas de resultados de la gran banca europea ha sido la del crédito hipotecario en EE UU. HSBC, que ayer presentó resultados, reconoce que su apuesta por las hipotecas de alto riesgo (subprime) ha dañado su beneficio anual. Su más rival británico Royal Bank of Scotland también ha visto como las ganancias de su filial estadounidense caían un 6% en el segundo semestre de 2006 por el aumento de impagos.

Hipotecas arriesgadas

Los créditos subprime en EE UU constituyen una fuente de inestabilidad bursátil puesto que cada vez más entidades muestran importantes debilidades en este negocio. Algunas de ellas han sido cuestionados recientemente por las autoridades. Es el caso de New Century. La segunda entidad del país especializada en hipotecas de alto riesgo, es objeto de una investigación de carácter penal por parte de la fiscalía de California. Este sector fue el responsable en 2006 de una quinta parte de las hipotecas cerradas en el país, es decir 600.000 millones de dólares, ahora se calcula que el 10% de las hipotecas cerradas el año pasado están ya en una mora de dos meses.

Goldman elige a Santander y BBVA frente a los franceses

A la firma de inversión estadounidense Goldman Sachs le gustan más los dos gigantes españoles, Santander y BBVA, que sus pares franceses, BNP Paribas y Société Générale. Aunque los analistas de Goldman reconocen que, en ocho de los últimos nueve años, las acciones de los bancos galos han tenido mejor comportamiento que las de los españoles, también creen que esta tendencia cambiará. El banco norteamericano esgrime, una vez más, el peso de las franquicias en Latinoamérica de Santander y BBVA, como el arma secreta que les permitirá registrar unas mayores ganancias que las de sus pares franceses. Según los cálculos de Goldman, el potencial de crecimiento a largo plazo de los españoles es un 50% superior que el de BNP y Société.