Gobierno

Zapatero y la Junta crean un gabinete de crisis para afrontar el cierre de Delphi

El presidente Rodríguez Zapatero ha creado un grupo de trabajo en colaboración con la Junta de Andalucía para buscar una salida al cierre de Delphi en Puerto Real (Cádiz). El ministro de Industria, Joan Clos, señaló ayer que el primer objetivo es que se consiga que la empresa 'cumpla' y explique 'exactamente qué quiere hacer' y el segundo, encontrar una alternativa a la crisis industrial que se ha generado en la Bahía de Cádiz.

La decisión de Zapatero la dio a conocer ayer el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Joan Clos, tras mantener una reunión en el Ayuntamiento de Tarifa con el comité de empresa de Delphi Puerto Real, representantes de las centrales sindicales y el consejero andaluz de Empleo, Antonio Fernández.

Clos explicó que una vez que se consiga que la empresa 'cumpla' y explique 'exactamente qué quiere hacer', se buscará una 'alternativa' para la capacidad industrial de los activos y 'si no lo hay se aplicará otra política industrial en la zona para ayudar a los trabajadores y a sus familias'.

La reunión en la que el comité de empresa fue informado de los trabajos dela Junta y Gobierno central 'para avanzar en la identificación de las intenciones de Delphi' se ha desarrollado en un ambiente de 'preocupación y responsabilidad dada la grave situación desencadenada en la Bahía gaditana', reconoció el representante del Ejecutivo central, quien, no obstante, reiteró que se trabaja 'de forma coordinada' para conseguir que 'se minimicen' los efectos de esta situación en los trabajadores y sus familiares, la propia planta, los proveedores y en la zona de la Bahía de Cádiz en general.

Balón de oxígeno

Por su parte, el presidente del comité de empresa, Antonio Pina, declaró que el anunció de la creación del grupo de trabajo por el propio Zapatero ha supuesto 'cierto aliento' y un 'balón de oxígeno', además del compromiso de que 'bajo ningún concepto permitirán que esta empresa no cumpla con la legalidad de nuestro país'.

Pina reconoció que la plantilla y el propio comité están atravesando 'días de muchos nervios' e hizo un llamamiento a la 'calma', ya que, de momento, 'hemos tumbado el cierre patronal'. A su juicio, 'es posible que haya una salida, aunque difícil y larga, victoriosa'.

De otro lado, reiteró que rechazan tener una reunión o un interlocutor de la Junta de Andalucía que se siente con la empresa hasta que ésta 'cumpla sus compromisos.

Criticó que la multinacional ha respondido con una 'guerra de nervios' ya que 'quiere desestabilizar a la plantilla y a sus familiares para conseguir su objetivo'.

Aseguró que 'aunque nos quedemos sin material seguiremos como hasta hoy, a pie de máquina y si no tenemos piezas nos sentaremos sobre ellas'.

Asimismo, anunció que continuarán las movilizaciones frente a la puerta de la factoría de la compañía los fines de semana hasta que se cumplan los planteamientos 'firmes' del comité, es decir, cumplimiento del plan industrial, defensa de los puestos de trabajo y garantías salariales para los 1.600 trabajadores afectados.